Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis aúpa a los campings, mientras pierden clientes los hoteles

El Gobierno catalán no suele ofrecer cifras de la temporada turística por quincenas. Pero la ligera mejoría de la ocupación hotelera global que se constató en el tramo final de agosto respecto a la primera mitad de ese mismo mes, le hizo ayer apresurarse a un rápido balance, en busca de un brote verde.

La caída del número de visitas global "se ha frenado en seco", subrayó la dirección general de Turismo. Sin embargo, el efecto de la crisis se dejó notar, implacable: mientras que los establecimientos hoteleros y los de turismo rural registraron aún una menor ocupación respecto al año anterior por las mismas fechas, en el conjunto del mes, los campings y los apartamentos turísticos, más baratos y con una mayor flexibilidad de gasto durante la estancia, levantaron cabeza y tiraron del carro.

Ya en julio, la ocupación en los establecimientos de acampada arrojó un incremento respecto a los niveles de ocupación del año pasado, fue superior en 5,6 puntos porcentuales. En la recta final de agosto, el incremento rozó nada menos que los 10 puntos, hasta un 73,7%. La mayor ocupación se registró en la costa del Garraf. En el caso de los hoteles, la ocupación media en la segunda quincena fue del 81,4%, con una subida de 1,4 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 2009