Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internet gratis durante el trayecto

Un grupo de taxistas ofrece portátiles para que los clientes se conecten a la Red

Roberto ha instalado antes Internet en el coche que en su casa. Es un portátil del tamaño de un libro pero, visto desde el asiento de atrás, resulta un chollo. Roberto López, de 33 años, es uno de los seis taxistas que ofrece Internet gratis a los clientes. Por ahora, sólo son seis. Un proyecto piloto. En una semana, quieren exportar la idea a un centenar de vehículos de alta gama.

"¿Quiere usted navegar?", pregunta al pasajero. "Hasta ahora, a todo el mundo le gusta, es otro servicio VIP", presume. Podrá entretener las horas muertas mirando las páginas del Atlético de Madrid. Algún viajero le ha customizado ya el salvapantallas del ordenador, que tiene adosado una USB para la conexión a Internet móvil, con el escudo de su equipo. Y hay quien ha aprovechado "para mirar alguna paginilla guarra", confiesa en la rotonda de Cibeles. No recuerda cuál era. La borró.

Junto a la Puerta de Alcalá, mientras Roberto posa para una fotografía, dos turistas mexicanos teorizan sobre la oferta. "Me encanta la idea, yo me pasaría el viaje mandando correos o mirando páginas de turismo", dice Julio Cordero, de 26 años, antes de disparar otra instantánea a su compañero. El otro sale movido mientras opina que lo encuentra "práctico y funcional". Lo que ellos no saben (todavía) es que Madrid está lleno de túneles. Y bajo tierra, claro, la conexión no funciona. Habrá que esperar a la superficie para buscar restaurantes en la web.

La flota para futuros internautas pertenece a la cooperativa Radio Mercedes. Coches especiales con bajada de bandera especial (dos euros más que el resto). Los servicios también lo son. Normalmente, lo demandan ejecutivos que viajan del aeropuerto a la reunión y que ahora pueden consultar la Bolsa desde el asiento de cuero.

El taxista, que lleva kilómetros como para 20 vueltas al mundo, nunca ha salido de España. Todo lo que conoce de más allá se lo han contado los clientes. Le gustaría tomar un vuelo a Nueva York -"donde los taxis ya llevan Internet"- o pasear por Tokio -"debe ser tan moderno..."-. De momento, se conforma con mirar fotos en la web, entre cliente y cliente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 2009

Fe de errores
Donde pone bajada de bandera especial, debería poner llegada de Radio Taxi cuando llama el cliente y que, como máximo, supone dos euros más.