El optimismo vuelve a Isofotón al crecer las ventas

230 empleados de la fábrica de placas solares trabajarán todo septiembre

Isofotón, la empresa-estandarte del Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga, dedicada a la fabricación de placas solares, parece remontar el vuelo con una mejora sustancial de sus ventas tanto en el extranjero como en España. Así lo informó ayer la dirección de la empresa a los representantes de los 680 empleados de la fábrica, inmersos en un expediente de regulación temporal de empleo. Según los sindicatos, la empresa, perteneciente al grupo vasco-cántabro Bergé, ha adelantado que el próximo septiembre 230 trabajadores, los que fabrican las células fotovoltáicas, trabajarán todo el mes. Además, el resto de operarios del taller, 200 personas que se dedican a ensamblar las placas, trabajarán durante la segunda quincena. El resto de empleados, dedicados a labores administrativas y comerciales, se incorporará paulatinamente a medida que lo requiera la producción.

Los pedidos llegan de Alemania e Italia y se reactiva el mercado español

Según Daniel Martínez, miembro del comité de empresa por CC OO, en septiembre se prevé facturar "casi tres megavatios en placas solares", cuando la planta a pleno rendimiento es capaz de fabricar hasta cinco megavatios. Durante 2009, Isofotón apenas recibía pedidos en firme y el material casi no salía de los almacenes, generando un problema de exceso de existencias.

Esta "ligera mejoría", se produce, según Martínez, gracias a pedidos que llegan de Italia y Alemania. "También nos han informado de que se está reactivando, aunque más lentamente, el mercado español, que estaba prácticamente parado por la nueva regulación en materia fotovoltáica", asegura el representante sindical. Martínez insiste en que Isofotón es una empresa "absolutamente viable", y afirma que "los clientes que hacían pedidos luego no podían pagarlos porque los bancos no les daban financiación".

Tras varias movilizaciones de los trabajadores en primavera, la Junta avaló un crédito a Isofotón por 10 millones. Este dinero, según los sindicatos, permitirá "pagar a proveedores y trabajadores" y dar tranquilidad social mientras la Junta y Bergé buscan un inversor que quiera hacerse con Isofotón. Hasta ahora, 14 grupos distintos se han mostrado interesados en adquirir la planta. De momento, los sindicatos no se plantean nuevas movilizaciones. "El conflicto ahuyenta a los inversores", afirma Martínez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS