Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad privatiza la gestión de un parque público de 100 hectáreas

La zona verde, en Valdebernardo, es la tercera en tamaño de la capital

"Sólo les falta privatizar el aire", reprocha a menudo la oposición al Partido Popular del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid. Y quizá el aire no, pero los parques sí. Concretamente el tercero en tamaño de la ciudad de Madrid, el jardín forestal de Valdebernardo, de nada menos que 100 hectáreas de zona verde.

El 2 de septiembre termina el plazo del concurso público al que la Comunidad ha sometido la gestión integral del gran pulmón de Vicálvaro, el mismo recinto en el que se ubica Faunia. Durante 40 años estará en manos privadas. Y el que se lleve la gestión no asumirá ni un sólo riesgo, porque el Gobierno regional sufragará los costes de mantenimiento con un canon de 160 millones que pagará a la empresa ganadora. Pero además, le regalará la suculenta explotación de varias instalaciones incluidas en el recinto. Un negocio redondo, para las compañías.

La historia del parque viene de lejos. En 1991 se creó un consorcio urbanístico para la construcción de 6.000 viviendas en Valdebernardo (Vicálvaro), el 90% de protección oficial. El suelo y la promoción, cuyos pisos se entregaron al cabo de siete años, corrieron a cargo de la Comunidad, entonces presidida por el socialista Joaquín Leguina. El suelo restante, unas 130 hectáreas, se utilizó para el nuevo hospital de Vallecas, Faunia y para lo que iba a ser el parque forestal de Valdebernardo.

Pero una vez terminado había que mantenerlo. Ahora, tras varios intentos fallidos y grandes sobrecostes, la Comunidad ha sacado un concurso público para que sea una firma privada la que los próximos 40 años se haga cargo de la tercera zona verde más grande de la capital.

¿Cómo? Sencillo. Primero se ofrece un canon para que la empresa adjudicataria no asuma ningún riesgo en la operación. Eso son 160 millones repartidos en los 40 años. Un dinero que se estima le costará al agraciado las podas, siembras, vigilancia, reposiciones, gastos de luz y agua.Pero el concurso, que curiosamente se publicó en julio y cuyo plazo expira el próximo 2 de septiembre, trae algún regalo bastante estimulante para los posibles adjudicatarios. Por ejemplo: si pese a los 160 millones de euros que pagará la Comunidad el aspirante no está muy convencido del negocio, ha de tener en cuenta que podrá explotar cinco quioscos (chiringuitos) en todo el recinto. El pliego no dice nada de horarios ni tipologías, así que se entiende que podrían usarse también como terrazas de noche. Y cinco de esos bares a pleno rendimiento pueden dar bastantes frutos durante 40 años.

Dos de los quioscos ya están construidos y uno de ellos -el que está junto al lago del parque- podría convertirse en un restaurante. Los otros tres chiringuitos tienen ya instaladas las acometidas y la Comunidad aportaría otros 540.000 euros extra para sufragar parte del coste de construcción.

Además, la concesión trae más sorpresas agradables para el agraciado. Son tres parcelas sin edificar, en las que se puede construir hasta un hotel o centros de ocio como salas de cine y cuya explotación corresponderá a la concesionaria o a quien ella decida. Los tres solares suman unos 29.000 metros edificables.

Y ahí no acaba, porque la concesión lleva adosada una depuradora de aguas que está a pleno rendimiento y que abastece a Faunia, con cuya empresa hay firmado un convenio (que también aporta beneficios económicos) y un vivero de árboles y arbustos. Precisamente, el excedente que produzca dicha instalación, cifra que desconoce la Comunidad, puede venderse y obtener un ingreso extra. Sigue sonando la caja registradora.

IU pidió en el pasado pleno que el Ayuntamiento evitara la operación y reclamara la titularidad. Pero la iniciativa no prosperó y los populares votaron en contra. Los socialistas se suman ahora también a la crítica. "Un parque que se inauguró hace apenas tres años, ha pasado de ser un lugar de todos a un espacio de negocio de unos pocos. Sólo saldrá beneficiada una empresa que lo explotará. Esto sigue la línea de privatizar elementos de todos en beneficio de unos pocos", denuncia el concejal socialista, Daniel Viondi.

La Comunidad considera que las cifras son ajustadas al "enorme coste de mantenimiento que tendrá el parque". Además, alega que las fechas en las que se ha publicado el concurso "son normales" y que no impiden que algunas empresas se presentan. No quiso especificar, hasta que no se resuelva.

En los mismos terrenos está el parque zoológico Faunia, que desde hace dos meses está explotado por la empresa Parques Reunidos. Dicha firma aseguró ayer que no están interesados en la explotación de la gran zona verde. Hasta mediados de septiembre no se sabrá quién se lleva el gato al agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de agosto de 2009