Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

"Traigan una prueba y apoyaremos una comisión de investigación"

"Traigan una prueba de escuchas y apoyaremos una comisión de investigación. Ustedes han contraído la obligación moral de decir con qué fundamentan sus gravísimas acusaciones", le dijo el portavoz del PNV, Emilio Olabarria, al PP.

Los diputados del PNV y de CiU se abstuvieron en la votación de las comparecencias que pedían los populares, pero se unieron a todos los demás grupos en la dura crítica a este partido por denunciar hechos muy graves sin mostrar el más mínimo indicio que los sustente. Sólo respaldaron al PP en la crítica a la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, por haber anticipado desde Costa Rica el recurso de la fiscalía al archivo de la causa contra el presidente valenciano, Francisco Camps.

Francisco Jorquera (BNG) aseguró que fue una "actuación desafortunada" y Gaspar Llamazares (IU-ICV) lamentó las palabras de la número dos del Gobierno. "Siempre estoy dispuesta a comparecer", dijo el 13 de agosto De la Vega, pero ayer el Grupo Socialista logró el apoyo del resto para bloquear la petición de comparecencia del PP.

"Paranoia delirante"

Pero, a partir de ahí, todo el debate fue un duro varapalo al principal partido de la oposición. Así, Joan Ridao (ERC) habló de "paranoia tan delirante como la trama del 11-M". "El PP ha desplegado una estrategia de defensa por unos casos de corrupción, pero estas evasivas son estériles, porque detrás de la muleta siempre estará el toro de la corrupción", aseguró.

Llamazares habló de "insidias" y "mentiras de distracción masiva", y dijo que "el peligro es que terminen creyéndoselas". También aseguró que el partido de Rajoy "convierte las fabulaciones en confabulaciones y en delirios de persecuciones".

Jorquera aseguró que las peticiones de comparecencia del PP sólo son "cortinas de humo" para tratar de tapar los escándalos y que los populares "están obsesionados con las teorías conspiratorias". El diputado de CiU, Jordi Jané, emplazó al PP a trasladar sus denuncias a los tribunales y lamentó que el primer debate después de las elecciones parlamentarias sea sobre este asunto y no sobre la crisis.

La diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, no apoyó al PP, pero aprovechó para mencionar la publicación en un medio francés de una supuesta operación del CNI para infiltrarse en su coalición para desestabilizarla. Por ello, se abstuvo en la votación sobre la petición de comparecencia del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de agosto de 2009