Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP expedienta a una alcaldesa por supuestas ilegalidades

Concejales del partido en Anchuelo denuncian deficiencias en las cuentas

Anchuelo es uno de los pueblos más desconocidos de la región. Tiene poco más de 1.000 habitantes y muchos de sus vecinos llevan en su apellido el nombre del municipio. Está situada en la alcarria complutense, cerca de Alcalá de Henares, y su Ayuntamiento está compuesto por sólo siete concejales: cuatro del PP y tres del PSOE. Pocos para la bronca que tienen en el municipio.

La alcaldesa, Rosario Paramio (PP), atraviesa un mal momento político. No cuenta con el apoyo de sus compañeras de partido. Se han enfrentado a ella y piden su dimisión. La acusan de lucrarse a costa del Ayuntamiento. Su breve carrera política se ha frenado en seco. La dirección de su partido le ha abierto un expediente informativo por supuestas irregularidades.

"Me han ofrecido un ascenso a cambio de que dimita", asegura Paramio

Las otras concejales del PP la acusan de haberse quedado con más de 10.000 euros procedentes de la recaudación de la piscina municipal. Y discuten su gestión como regidora por facturar de forma supuestamente irregular con una ferretería, propiedad de su hijo. "Además, ha realizado alguna declaración despectiva hacia el partido", añaden las fuentes populares. El comité de derechos y garantías del PP ha abierto una investigación. "Algo habitual en todos los grupos políticos", explican fuentes del partido en Madrid. "Ahora hay que escuchar sus argumentos. Si es necesario se abrirá un expediente disciplinario", detallan las mismas fuentes.

Rosario Paramio se halla en una situación complicada. Niega las acusaciones. "Todo es incierto. Tengo toda la contabilidad municipal desglosada y en regla. Los gastos corresponden a que hemos arreglado el colegio. Hacía 25 años que no se arreglaba. Y las farolas estaban muy mal", explica. Pese a todo no piensa dimitir. "Me han presionado para que renuncie", insiste. Ella achaca lo ocurrido a una lucha política interna.

El pasado abril, Paramio intervino en un pleno municipal para desvelar el supuesto intento de las concejales de su partido para desalojarla de la alcaldía. La tesorera, Almudena Anchuelo, la acusó entonces de irregularidades en la gestión y la culpó de no pagar a los proveedores de las fiestas de 2008. Un gasto de más de 60.000 euros para un municipio con un presupuesto de 680.000 euros. Paramio achaca el inicio de la tormenta política cuando se opuso a que una de las concejales se construyera una vivienda en suelo no urbanizable. "La tesorera, Almudena Anchuelo, está detrás de todo. Ha convencido a las otras (ediles). Las ha manipulado", lanza. "Estuve unos meses de baja. Cuando regresé querían echarme", indica.

Las diferencias se hicieron públicas en el último pleno, celebrado a final de julio. Entonces las dos facciones del PP local enfrentadas se enzarzaron. "Me han presionado desde el partido para que dimita. Soy enfermera y me ofrecieron un cargo mejor en un hospital", sostiene la regidora. El PP no confirma la oferta. "Hace mutis por el foro. Génova no se pronuncia", advierte.

La oposición asiste incrédula a la situación. "No entendemos cómo si hay ilegalidades no acuden a un juez", señala Rafael Fernández Anchuelo, concejal socialista. "Están intentando ocultar las irregularidades", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de agosto de 2009