España pierde medio millón de turistas en julio por el descenso de británicos

Las entradas caen un 10,3% hasta junio, aunque el retroceso se modera

Tomar vacaciones en esta época de crisis se ha convertido en un lujo para las familias europeas de rentas medias y bajas. El recorte de gastos ha golpeado con fuerza al turismo extranjero en España este año, sobre todo por el descenso de visitantes de uno de sus principales mercados emisores: Reino Unido. El sector ha suavizado, sin embargo, su caída. En julio llegaron a España 6,6 millones de turistas, un descenso del 6,1% frente al mismo mes del año anterior. Esto supone casi medio millón de extranjeros menos que en 2008 (312.206 británicos). El dato es todavía negativo, pero el retroceso es menor si se compara con junio, cuando bajó casi un 10% respecto del mismo mes del año anterior.

Los datos están recogidos en la Encuesta Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur), publicada ayer por el Ministerio de Industria. Las agencias de viajes atribuyen el freno a los brotes de optimismo que ha ocasionado el repunte económico de Francia y Alemania, los otros dos países que más turistas emiten a España, después de Reino Unido.

El Ministerio de Industria señala que el descenso se modera tanto en términos acumulados como mensuales. En el periodo que va de enero a julio se recibieron 30,2 millones de turistas, un 10,3% menos que el año anterior, cuando se alcanzó el máximo de 33,6 millones. En el periodo enero-junio, la caída fue del 11,4%. El descenso es continuo desde agosto del pasado año.

La Comunidad de Madrid es la única que sigue escapándose de los números rojos. El flujo de visitantes se incrementó un 6,6% en julio respecto a igual mes del año anterior, hasta 501.000. Cataluña retrocedió un 10%; Baleares, el 5,5%; Andalucía, un 11%; Canarias, el 9,7% y Valencia, el 0,4%.

La crisis ha derrumbado la visita de los británicos, los turistas de mayor afluencia en España. La caída fue del 16,1% hasta julio. Lo mismo ha ocurrido con los alemanes, pero el descenso se ha ralentizado y se sitúa en el 5,4%. Otros mercados menores, como los Países Bajos, EE UU e Irlanda, cayeron un 22,5%, un 22% y el 18,8%.

El turismo francés, en cambio, repuntó un 8,1% y se convirtió en el segundo emisor, por delante de Alemania. Italia también se unió al tren, con un crecimiento del 5% en el conjunto de las llegadas, y los países nórdicos (Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca e Islandia), con el 2,7%.

La menor caída del turismo se percibe como un dato optimista, si se toma en cuenta que la contracción se mantenía desde abril por encima de 11 puntos. Además, mejora las previsiones para el cierre de 2009, según el portavoz de la patronal de Agencias de Viajes, Rafael Gallego. "La cifra no es del todo mala. Hay que valorarla en el contexto actual. Algunas economías se están recuperando y eso influye a la hora de salir de viaje", apunta Gallego. La patronal asegura que España no ha perdido turistas, sino que la crisis los ha obligado a quedarse en casa.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS