El fuego originado en un terreno militar de Zaragoza arrasa 6.000 hectáreas

Defensa, que demoró la petición de ayuda, niega que hubiera maniobras

Un incendio originado el martes por la mañana en el campo de maniobras de San Gregorio en Zaragoza -el más grande de Europa, con 33.839 hectáreas- ha calcinado ya 6.000 hectáreas, la mayor parte de ellas dentro del perímetro militar. El Ministerio de Defensa está investigando el origen del fuego, del que de momento no hay constancia de que se iniciara por algún ejercicio militar. Un frente de llamas seguía avanzando ayer hacia Tauste y Remolinos, mientras que otro que se dirigía hacia la zona de pinares de Zuera y Castejón de Valdejasa ya ha sido controlado, según el director general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Alberto Contreras.

El incendio se originó sobre las once de la mañana del martes y pasadas la una de la tarde era ya visible desde distintas localidades situadas cerca del campo de maniobras. Los militares calificaron en principio el fuego como "un pequeño incendio" y sólo por la tarde, sobre las 19.00, pidieron ayuda a los medios civiles, que no pueden intervenir en el campo si no es a petición de Defensa o cuando el fuego salta fuera del polígono.

El calor mantiene a 23 provincias en alerta por alto riesgo de incendio

El fuego saltó fuera de San Gregorio por la tarde. Entonces ya habían ardido cerca de 4.000 hectáreas y su perímetro era de casi 50 kilómetros. Por eso José Luis Pola, alcalde de Tauste -una localidad vecina al campo-, criticaba la tardanza de los militares en reconocer que el suceso se les iba de las manos. Esta localidad, como Remolinos y Alagón, ha visto muy cerca las llamas.

El temor a que se acercasen a los pinares de Zuera y Castejón, que ya sufrieron un devastador incendio el pasado año, estuvo latente durante todo el martes y anoche aún no se bajaba la guardia. Ninguna de las poblaciones cercanas al perímetro del incendio había sido desalojada.

El director general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón explicaba ayer que los medios del Ejecutivo autónomo sólo actuaron cuando recibieron la petición de ayuda de los militares. "No podemos entrar en el campo por el riesgo que hay en el suelo, donde pueden quedar restos de proyectiles", indicó. De hecho, el ataque al incendio tenía dos directores, un mando civil y otro militar.

En la extinción de las llamas trabajan 17 medios aéreos, 14 cuadrillas terrestres y 300 personas, entre las que se encuentran miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME). A estos efectivos hay que sumar las cuadrillas de soldados que trabajaban dentro del campo.

Fuentes militares no aclararon el origen del fuego, aunque aseguraron que en esta época del año se suspenden las maniobras "aunque se realizan otros ejercicios" -no precisaron cuáles-. La provincia de Zaragoza, como otras 13, se encontraba desde el lunes en alerta máxima por altas temperaturas y riesgo de incendios. Este verano han ardido en Aragón más de 20.000 hectáreas.

Por otra parte, uno de los seis incendios declarados en Portugal atravesó ayer la frontera, lo que obligó a ordenar el desalojo de los 70 habitantes de La Bouza, en Salamanca. Un total de 23 provincias siguen hoy en alerta por alto riesgo de incendios debido al fuerte calor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de agosto de 2009.

Lo más visto en...

Top 50