Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL JEFE DE TODO ESTO | Juan Montenegro Álvarez

3.600 profesionales en alerta

Un coronel del Estado Mayor dirige la Unidad Militar de Emergencias

El lema de la Unidad Militar de Emergencias (UME), "perseverando para servir", parece hecho a la medida del coronel jefe del Estado Mayor Juan Montenegro Álvarez de Tejera. Este militar de 50 años y con 28 de servicio es capaz de movilizar a miles de soldados a los puntos donde se produzcan catástrofes como inundaciones y fuegos. El verano, con los incendios forestales, representa uno de los periodos de mayor actividad para Montenegro, que dice hacer "jornadas de sol a sol".

Y resulta cierta la afirmación. Llega a las 6.45 a la base aérea de Torrejón de Ardoz, donde la UME tiene su cuartel general. Sólo 15 minutos después, despacha con el teniente general, el número uno de la unidad, todas las novedades que hay y una hora y media más tarde, habla por videoconferencia con las unidades repartidas por toda España: Sevilla, Valencia, Zaragoza, León, Tenerife y Gran Canaria. "No suelo terminar antes de las siete de la tarde, pero si hay problemas, muchos incendios, o mucho trabajo, dormimos aquí y no salimos de la unidad", reconoce el comandante.

Dispone de equipos ultramodernos y lo último en vehículos y en tecnología

"Las comunidades son las que deben pedirnos ayuda", dice el responsable

Eso ocurrió a mediados de julio, cuando se registraron a la vez ocho grandes incendios repartidos por toda España. Uno de ellos ocurrió en la región de Madrid, en Collado Mediano. "El despliegue ahí fue rapidísimo. En sólo cuatro minutos se movilizó a la gente y en 39 minutos ya estábamos en el lugar del incendio", se vanagloria Montenegro.

La unidad que el coronel dirige como número dos está formada por más de 3.600 efectivos, de los que 350 dependen directamente de él en Torrejón. El equipo es de creación muy reciente. La UME se formó en enero de 2006 a raíz de las nevadas que se produjeron el año anterior y, sobre todo, por los incendios del verano anterior en Galicia. Y se hacía realidad un proyecto del presidente del Gobierno. José Luis Rodríguez Zapatero había afirmado en más de una entrevista que su sueño era tener un grupo de este estilo, ya que el Gobierno central se había quedado sin competencias al traspasarlas a las comunidades autónomas.

"Nosotros estamos a requerimiento de las comunidades. Son ellas las que deben pedir que les ayudemos. Nunca hay ningún problema", contesta rápidamente Montenegro al recordar cuando comenzó a trabajar en la UME. El proceso de contacto con las comunidades autónomas parece largo y burocrático, pero se tarda sólo minutos. El Gobierno regional afectado traslada la petición a la Delegación del Gobierno, ésta a la Dirección General de Protección Civil y ésta a su vez a la Dirección General de Política de Defensa. Es decir, cuatro organismos para una sola unidad. "No tardamos más de tres o cuatro minutos. Lo que se tarda en contestar un fax o un correo electrónico", explica el comandante. Su compromiso -y hasta ahora asegura que lo ha cumplido- es no tardar más de una hora en llegar al lugar donde sean requeridos.

"La unidad la forma gente joven, muy preparada y que está entrenada para afrontar un trabajo físico muy duro". Y es que lo mismo apagan un fuego que rescatan a gente que se haya quedado atrapada con su coche en medio de una nevada. Para ello disponen de equipos ultramodernos. Lo último del mercado, en especial en vehículos y tecnologías. Hacen uso de los satélites militares que les permiten ver en tiempo real cómo evoluciona un fuego o conocer la previsión meteorológica al segundo. El corazón de la unidad se encuentra en la "sala de crisis". Un recinto muy controlado dotado de grandes pantallas de televisión y numerosos ordenadores donde los operadores (especialistas de la propia UME) controlan al detalle todo lo que ocurre. "Somos capaces de mandar una orden directa al último camión o coche que esté desplegado en cualquier punto de España", detalla el coronel.

Casado y con una hija, Montenegro tiene a sus espaldas una dilatada carrera militar. Ha servido en la unidad de artillería de montaña de Cataluña, en el grupo antiaéreo de Las Palmas, como comandante del Estado Mayor en la División Acorazada Brunete I y en el gabinete técnico de la Secretaría de Estado de Defensa, entre otros, hasta que ingresó en la UME.

Juan Montenegro también ha estado en el extranjero: en tres misiones en la ex Yugoslavia. Fue jefe de operaciones de la OTAN en 2008 en Kosovo. Participó en la creación de la unidad en 2005. "En los meses previos a la creación, tuvimos que viajar mucho. Visitamos países como Francia, Alemania, etcétera, y copiamos de cada uno de ellos para hacer todo lo que a nosotros nos servía y nos venía mejor para nuestras características", confiesa el militar.

Ya se han convertido en un modelo que quieren copiar más gobiernos, "como el de Estados Unidos", apunta Montenegro. "La suerte que hemos tenido es que hasta la fecha no hemos tenido una alerta grande, una catástrofe de nivel 3, en la que el Gobierno se haga cargo de todas las emergencias. Y esperemos que tarde mucho en salir", concluye el coronel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de agosto de 2009