La música gallega inunda Lorient

Galicia es la invitada de honor, por tercera vez, en la 39º edición del festival intercéltico más importante de Europa que se celebra en la Bretaña francesa

Un pulpo que toca el tambor al frente de un grupo de gaiteiros recibe, desde ayer, a los participantes en el Festival Intercéltico de Lorient, en la Bretaña francesa. Y tendrá que dar muchos saludos, ya que si se cumplen las previsiones de los organizadores, cerca de 700.000 espectadores pasarán por una multiplicidad de escenarios que inundan de música la localidad costera hasta el 9 de agosto. El certamen galo, uno de los más importantes de Europa dedicado en exclusiva a este abanico de estilos musicales agrupado bajo la denominación genérica de "celta", tiene a Galicia como invitada de honor en su 39ª edición.

La embajada gallega, organizada por la Xunta y los delegados del festival en Galicia, suma más de una veintena de agrupaciones musicales de todo tipo que se unen a los artistas directamente contratados por el Intercéltico, como la gaiteira Susana Seivane, que acudirá a Lorient por cuarta vez. "Allí ya me consideran bretona", bromea contenta ante la expectativa de presentar su cuarto disco, Os soños que volven (2009), en la edición más gallega de este festival. "Creo que si sumamos todos los gallegos que hemos actuado en Lorient hasta la fecha no superamos en número a los que están programados este año".

Berrogüeto, Susana Seivane y Carlos Núñez, entre los participantes

Para Berrogüetto, sin embargo, la ocasión supondrá su estreno en Lorient. Entre otros conciertos enmarcados en el festival, el septeto compartirá cartel con la Orquestra Folk SonDeSeu en la gran noche de Galicia. Y lo hará el próximo lunes ante 2.500 espectadores en el Espace Marine, el mayor aforo del certamen. "Mucha gente se sorprende de que no hayamos venido antes, aunque estuvimos a punto de hacerlo en varias ocasiones", indica el guitarrista Guillerme Fernández. Mientras prepara la grabación de su nuevo disco, que será el primero con el cantante Xabier Díaz, el grupo mostrará su versión más folkie para un festival con carácter, permisivo con las mezclas y los avances culturales pero solamente con aquellos que se producen en las tradiciones musicales de las ocho regiones con raíces celtas del arco atlántico: Bretaña, Escocia, País de Gales, Cornualles, Isla de Man, Irlanda, Asturias y Galicia.

"Lorient parece una ciudad gallega", apunta el director del festival desde 2007, el periodista y promotor musical asturiano Lisardo Lombardía. Para la tercera vez en que Galicia es invitada de honor en Lorient, Turgalicia ha organizado una representación cultural sin precedentes en un pabellón de 1.000 metros cuadrados ocupado por conciertos de la mañana a la noche. "Es un auténtico muestrario de catálogo, un festival con imagen musical propia dentro de otro festival", dice Lombardía. Este experto en celtismo sonoro aleja la sombra del tópico del purismo sobre una cita que está a punto de cumplir 40 años: "Lo que somos es cosmopolitas porque creemos que la tradición que no evoluciona, muere; y quienes la crean día a día son músicos contemporáneos". El director del festival señala como prueba el cartel de Lorient 2009, en el que figuran desde Carlos Núñez -que aportará los aires brasileños de su nuevo disco-, hasta el folk electroacústico de zanfona, acordeón y batería, con todo tipo de instrumentos virtuales añadidos, de Bonovo, y los aromas diversos destilados en Crema de Gaita.

"A diferencia de las rítmicas rígidas de los países del norte, la música gallega tiene unas características melódicas que cada vez la hacen más atractiva, y eso se nota, por ejemplo, en la cantidad de versiones de grupos gallegos que hacen irlandeses y escoceses", detalla el director del festival. "Galicia es un mercado pequeño con poca capacidad de absorción y es necesario expandirse, pero nuestro mal endémico es tener un potencial grande y muchos problemas para mostrarlo fuera", considera el guitarrista de Berrogüetto. "Nuestra asignatura pendiente sigue siendo la exportación y este festival es un escaparate inmenso donde se comprueba que la música gallega siempre es bien recibida en todas partes, a veces, incluso mejor que en casa, donde faltan circuitos estables en los que podamos trabajar en invierno", sostiene la vocalista de Fía na Roca, Sonia Lebedynski, por segunda vez en Lorient.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Habituales son los fundadores de Bellón Maceiras. Según Diego Maceiras, la música folk en Galicia "no está en su mejor momento": "Después del despegue de los 90, quizá el público esté algo cansado". Seivane interpreta de otro modo este momento de calma tras el boom discográfico de la década anterior. "Hubo momentos en los que parecía que todo valía, yo creo que ahora solo se sustentan quienes realmente tienen calidad artística para seguir".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS