Correos pone en circulación un sello dedicado a la muiñeira

El sello dedicado a la muiñeira se presentó ayer en la era digital con todos los honores. Incluso hubo protesta sindical para pedir uniformes para los carteros y desalojo del único manifestante, acreditado como representante de la Confederación General del Trabajo, ante las numerosas autoridades institucionales que arroparon este nacimiento.

La anécdota creó un silencio tenso antes del discurso del alcalde de Vigo, Abel Caballero, a quien tocaba cerrar el turno de palabra tras las intervenciones del director territorial de Correos, Celso Gómez, y del delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro. Todo continuó después según lo previsto en la Oficina Principal de Correos, en la alameda viguesa, y, tras el matasello protocolario que señala el primer día de circulación, como guiño a los coleccionistas, los miembros de la agrupación de música y baile Flores Novas pudieron concluir el acto igual que lo iniciaron: con unos pasos de muiñeira, la homenajeada en vísperas del Día de Galicia.

"Cada vez que estrenamos un sello se trata de algo más", afirmó Celso Gómez. El director territorial de Correos hizo alusión a los más de 65.000 empleados de la empresa pública y a su voluntad de servicio a toda la sociedad para cargar de significado la emisión filatélica, un signo que cuenta con 150 años de vida y que supuso la democratización del servicio postal.

El sello dedicado a la muiñeira tiene un valor facial de 0,43 euros y es válido para franquear cartas de ámbito nacional hasta 50 gramos de peso. El efecto postal cuenta con una tirada de 440.000 unidades y ya está a la venta en 2.250 puntos de todo el Estado, 153 en Galicia.

Este timbre forma parte de una serie filatélica sobre danzas populares que Correos inició el pasado mes de abril con sellos dedicados a las sevillanas, el bolero y el aurresku, entre los seis que inician la colección. Los próximos bailes que entrarán en juego en los sellos serán el fandango, las seguidillas, el candil, la sardana y la jota.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS