La promotora del 'pelotazo' anulado en Gondomar oferta compensaciones

El Ayuntamiento intentará recuperar los 700.000 euros que perdió en la permuta

El Ayuntamiento de Gondomar intentará cerrar un acuerdo con Promociones Colmeiro y Martínez, SL para recuperar los 700.000 euros que perdió en la permuta impulsada por el ex alcalde Carlos Silva (PP) en el anterior mandato y que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha anulado en sentencia firme. La promotora ya ha presentado una oferta que el Gobierno local no ha querido concretar por estar aún sometida a negociación y, sobre todo, por precisar la aceptación del BNG para que cualquier acuerdo prospere.

Para ejecutar la permuta, en 2004, el gobierno de Silva y la promotora falsearon los precios de las parcelas con un quebranto para el Ayuntamiento cifrado en 700.000 euros, según el peritaje judicial, en una operación que el BNG señala como "un referente más de la corrupción urbanística" que atraviesa el mandato como regidor de Carlos Silva, responsable de Economía y Hacienda en el actual gobierno de tránsfugas.

El gobierno de tránsfugas tendrá que pactar con el BNG la solución

Más información

El Ayuntamiento, una vez realizada la permuta, otorgó las licencias para la construcción de 42 viviendas en la parcela municipal, lo que hace inviable su recuperación en los términos anteriores a la obra, ya que el Ayuntamiento tendría que afrontar una indemnización a Promociones Colmeiro fuera de su alcance. El tribunal que inició el proceso acepta una solución negociada, pero condicionada al acuerdo de "todas" las partes implicadas en el litigio. Esta exigencia devuelve al BNG, después de ser echado del gobierno con la moción de censura, un protagonismo determinante: el actual gobierno tendrá que pactar la solución con los nacionalistas, como parte demandante que fue.

"En sólo 48 horas le hemos dado un lavado de cara a Gondomar que no lo conoce nadie", se ufanó el 10 de julio, tres días después de la moción de censura, Alfonso de Lis, ex portavoz del grupo socialista y actual responsable de Urbanismo en el gobierno de tránsfugas. Ese lavado de cara, sin embargo, no acaba de llegar al área de su competencia. No por la nave industrial de su empresa en Oia, con orden judicial de demolición, sino por las turbias evidencias que va acumulando el anterior mandato de Carlos Silva. "Están recogiendo ahora los frutos que sembraron entonces", afirma el alcalde depuesto, Antón Araúxo.

Manuel Núñez Sestelo, portavoz del gobierno, asegura que el BNG ya ha sido convocado a una reunión para tratar el asunto de la permuta anulada sin obtener respuesta. Araúxo desmiente tajantemente esa convocatoria. Pero tendrán que llegar todos necesariamente a un acuerdo.

"Haremos una negociación absolutamente transparente", afirma Núñez Sestelo, quien se personó en la demanda contra la permuta antes de escindirse del grupo socialista y crear grupo propio, Move Gondomar. Es el caso también del tránsfuga socialista José Carlos Cabaleiro, denunciante entonces y compañero de gobierno de Silva ahora.Núñez Sestelo no quiso concretar la oferta de la promotora "porque hay que analizarla y aprobarla por unanimidad", aunque aseguró que la inmobiliaria "cubrirá la plena reposición del daño causado" con dinero u obras de infraestructuras.

En agencias inmobiliarias de la comarca ya se informaba hace un par de años que la venta de pisos de Promociones Colmeiro en el polígono de Gondomar había sido completada. En mayo pasado -coincidiendo con el conocimiento por las partes, antes de su publicación, de la sentencia del TSXG-, volvió a ponerse a la venta, sin embargo, un pequeño lote de viviendas, "unas seis, que estaban reservadas", según las fuentes consultadas. Este periódico trató de confirmar ayer este extremo con Fernando García Colmeiro, administrador único de la promotora citada y de otras tres con igual domicilio en Baiona, pero el promotor desatendió recados y llamadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de julio de 2009.