Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'caso Gürtel' mantiene paralizado al Consell de Camps

El presidente ha aplazado varias veces una posible crisis de su Gobierno

El Consell que preside Francisco Camps no atraviesa sus mejores momentos. Atenazado por el caso Gürtel, en el que se encuentra imputado el propio presidente de la Generalitat por un presunto delito de cohecho, el Gobierno valenciano vive prácticamente en la parálisis desde que el pasado 6 de febrero se produjeron las primeras detenciones a instancias del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Y aunque tanto Camps como los miembros de su Gabinete se han afanado durante estos meses en transmitir una imagen de normalidad, la crisis es innegable. Lo admitía hace unos días el consejero de Inmigración, Rafael Blasco, en una conversación con los nuevos accionistas del Valencia CF grabada sin su conocimiento: "Tenemos una crisis de Gobierno desde hace cuatro meses [sic] por un señor, que es presidente del Gobierno regional, que tiene que demostrar que ha pagado dos trajes que se ha llevado. No es que tengan que demostrar los demás que no los ha pagado. Llevamos cuatro meses intentando demostrar que ha pagado él sus trajes".

La crisis venía de lejos y antes de que estallara el caso Gürtel Camps ya rumiaba una remodelación del Consell, dos de cuyos miembros -Alejandro Font de Mora, titular de Educación, y Serafín Castellano, de Gobernación- estaban seriamente tocados. Pero a partir del 6 de febrero cambió todo. Desde ese día la actividad del Consell se ha centrado en la defensa cerrada del presidente, lo que se ha traducido en la parálisis de la acción de Gobierno.

Y es que Camps y el PP viven pendientes del caso Gürtel y de su devenir judicial, que esta semana ha cubierto un nuevo trámite con los recursos presentados por los abogados de los cuatro imputados valencianos contra el auto dictado por el magistrado del TSJ José Flors.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de julio de 2009