Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TIMOTHY GEITHNER | Secretario del Tesoro de Estados Unidos

"La vuelta al crecimiento económico pasa por la refundación del sistema"

Tras una gira por Londres y Oriente Próximo, el secretario del Tesoro de EE UU, Timothy Geithner, visitó París el 16 de julio. Se reunió con el primer ministro, François Fillon, y la ministra de Economía, Christine Lagarde, para preparar la cumbre del G-20, que tendrá lugar en Pittsburgh, EE UU, el 24 de septiembre.

Pregunta. ¿Qué es lo que más teme en los próximos meses?

Respuesta. En realidad, soy más optimista que hace tres meses y creo que en algunos aspectos estamos mejor de lo que habríamos podido imaginar a principios de 2009. La confianza en la política que ha seguido Estados Unidos, y más en general el mundo, da resultados. La vuelta al crecimiento pasa por la refundación del sistema. La misión de todos nosotros consiste en ir en esta dirección. Perseverando, estoy seguro de que conseguiremos reparar los daños. Pero eso va a llevar tiempo, porque atravesamos una recesión muy profunda.

"Estamos mejor de lo que habríamos podido imaginar a comienzos de 2009"

"Creo que el dólar va a seguir siendo la principal moneda de reserva"

P. ¿Cuándo prevé que se producirá la vuelta al crecimiento?

R. La mayoría de los pronósticos prevén una mejora de los indicadores en Estados Unidos a partir del cuarto trimestre. En otros lugares del mundo la situación es diferente, aunque se ven signos de estabilización. Una vez más debemos estas mejoras a la confianza que infundió el G-20 de Londres en abril. Hay una gran diferencia con la forma en que el mundo afrontó la Gran Depresión. Hemos sabido adoptar muy rápidamente una estrategia común. Y esto es algo muy valioso para restaurar la confianza.

P. Sin embargo, parece que los bancos han retomado sus malas costumbres al apresurarse a pagar primas enormes. ¿Ha aprendido el sector bancario alguna lección de la crisis?

R. Creo que uno de nuestros principales cometidos consiste en poner en marcha reformas que hagan que el sistema sea más estable y menos vulnerable. El presidente Obama tomó la decisión estratégica de intervenir rápidamente, en el momento en que la crisis estaba en su fase crítica. Si hubiéramos esperado, habría costado más alcanzar un consenso político. Sabe, es difícil hacer que la gente cambie. Debemos intentar hacerles comprender que esto es necesario con el fin de conseguir una mayor estabilidad. El sistema financiero estadounidense, sobre todo con los préstamos hipotecarios, ha pervertido el concepto de innovación. Queremos poner en marcha un sistema más estable antes de que el mundo olvide sus errores recientes.

P. El déficit público de EE UU acaba de franquear la impresionante barrera del billón de dólares (710.000 millones de euros). ¿No hay riesgo de que eso merme la confianza de los inversores?

R. No lo creo. Este déficit es tan importante debido a las políticas que se han seguido en los últimos años y a la recesión. Como en otros países, incluida Francia, hemos adoptado una estrategia que consiste en sostener la demanda para reparar el sistema financiero y restablecer el crecimiento.

P. ¿Está amenazada la estabilidad del dólar?

R. El dólar desempeña un papel muy importante en el sistema financiero internacional y creo que va a seguir siendo la principal moneda de reserva. Pero reconozco que EE UU debe asumir sus responsabilidades. No podemos limitarnos a arreglar la crisis y volver a poner a punto el sistema financiero, sino que debemos asegurarnos de que seguimos teniendo capacidad para estabilizar el sistema monetario y financiero internacional. Es importante para Estados Unidos y para el mundo y confío en que lo conseguiremos.

P. ¿Cuáles son los objetivos para el próximo G-20?

R. Para empezar debemos velar porque las políticas que hemos puesto en marcha permitan la reanudación del crecimiento. En segundo lugar, debemos asegurarnos de que progresamos en la reforma del sistema financiero. En tercer lugar, debemos provocar cambios más profundos en las instituciones financieras, y garantizar una vigilancia más estricta y una capacidad financiera más fuerte. Ahora que nos disponemos a salir de la crisis, no queremos reproducir los desequilibrios que la originaron. Nuestro modelo de crecimiento tiene que ser más equilibrado y estable. Los estadounidenses deben ahorrar más y los demás países del mundo deben orientarse hacia un desarrollo impulsado por su demanda interna. Eso sería sano. Vemos ya una fuerte progresión de la tasa de ahorro en EE UU. Es bueno para nosotros y a largo plazo.

P. ¿Es esta propensión a ahorrar más un cambio estructural o sólo consecuencia de la recesión?

R. Es difícil saberlo. Me inclino a pensar que para las familias se trata de un cambio de comportamiento duradero. Pero no sabemos cuánto tiempo va a durar.

P. Algunos consideran que los europeos no hacen lo suficiente en materia de reactivación. ¿Comparte usted esta opinión?

R. Nunca he dicho que los europeos no hagan lo suficiente. Nos enfrentamos a desafíos, estructuras políticas y escalas diferentes. Lo importante es que actuemos juntos y, en este ámbito, cada país desempeña su papel.

P. Personalidades como el premio Nobel de Economía de 2008, Paul Krugman, creen que se necesitaría un segundo plan de reactivación en Estados Unidos.

R. Aún no ha llegado el momento de tomar decisiones de este tipo. El plan actual es para dos años. Las medidas fiscales ya han dado frutos. En cuanto a las grandes inversiones en infraestructuras, que tendrán consecuencias sobre el empleo, se van a concentrar en el segundo semestre.

© Le Monde. Traducción de News Clips.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 2009