Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
arte

El Prado hace su mayor apuesta educativa

Juegos de pistas, otra paleta de colores. Caminos diferentes para que los niños lleguen de manera más limpia a la pintura de Goya o de Velázquez. A partir del próximo septiembre, los escolares de entre 8 y 15 años disfrutarán del convenio firmado ayer entre el Museo del Prado y la Obra Social de La Caixa. La iniciativa permitirá a 800.000 niños beneficiarse del programa El arte de educar. El más ambicioso en la historia del museo, según el propio centro. La iniciativa incluye una aportación de 720.000 euros por parte de la entidad bancaria durante los próximos cuatro años.

Para esta nueva empresa, el museo prepara varias actividades, entre las que se contemplan visitas participativas para los grupos de colegio. Irán acompañadas de guías educativas, con propuestas de trabajo para el aula, antes y después del recorrido.

Uno de los cuatro itinerarios, Visiones del Cuerpo, busca invitar a la reflexión acerca del concepto de belleza y de las distintas percepciones que se han tenido del cuerpo en la pintura a lo largo del tiempo. Un segundo itinerario, titulado Espacio, tiene el atractivo de empezar por la obra cumbre de Velázquez, Las Meninas, y terminar con Sorolla, el artista valenciano cuya forma casi fotográfica de ver el espacio es completamente actual.

Se ha elaborado además una guía para que los profesores organicen con autonomía visitas al museo y también un juego didáctico para los padres que se acerquen a la colección permanente de El Prado con sus hijos. La Fundación La Caixa ha calculado que el número total de beneficiarios, sumando a los niños y a sus familiares, será de 1,2 millones de personas durante los cuatro años.

La ministra de cultura, Ángeles González-Sinde, presidió la firma del acuerdo y lo suscribieron el presidente del patronato del Prado, Plácido Arango, el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, y el director de la pinacoteca, Miguel Zugaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de julio de 2009