China se desmarca de la recesión mundial con un crecimiento del 8%

La economía asiática es la única con cifras positivas de las 10 primeras potencias - Las ventas minoristas registraron un aumento del 15% en junio

El fantasma de la crisis da muestras de alejarse en China. La economía creció un 7,9% en el segundo trimestre, tras haberlo hecho un 6,1% en el primero, gracias al aumento del gasto público y de los créditos bancarios, según aseguró ayer el Departamento Nacional de Estadísticas. La fuerte actividad en el país asiático -tercera economía del mundo y la única entre las 10 mayores que crece- dispara de este modo las esperanzas de que Pekín lidere la salida de la peor crisis global que ha sufrido el mundo desde la II Guerra Mundial.

Antes de ser golpeada por la recesión global, China había experimentado un crecimiento anual de dos dígitos entre 2003 y 2007; también en los dos primeros trimestres del año pasado. Para luchar contra la ralentización, el Gobierno aprobó en noviembre pasado un plan de estímulo de cuatro billones de yuanes (413.000 millones de euros) que ha dado resultados.

"La fortaleza de la recuperación se está incrementando", dice un portavoz
El IPC cayó en el país un 1,7%, la mayor bajada de los últimos 10 años

"La economía está rebotando y la fortaleza de la recuperación se está incrementado", dijo ayer el portavoz del organismo estadístico, Li Xiaochao, y calificó de "extraordinario" el impacto de las medidas de reactivación.

El aumento del producto interior bruto (PIB) en el semestre fue del 7,1%, lo que coloca a China en la senda para alcanzar el objetivo previsto del 8% en el conjunto de 2009, a pesar del desplome de las exportaciones. Los expertos consideran que el país asiático deber crecer un mínimo del 7% o el 8% para garantizar suficientes puestos de trabajo y mantener la estabilidad social. La crisis ha asestado un duro golpe en el país más poblado del planeta. Decenas de millones de personas se han quedado sin empleo en las fábricas del sur y las zonas costeras, y se han visto obligadas a regresar a sus pueblos ante la caída de la actividad y el cierre de fábricas por la bajada de la demanda extranjera. Las exportaciones descendieron un 21,4% en junio respecto al mismo mes de 2008. Es la octava bajada mensual consecutiva.

Sin embargo, la producción industrial, que da una idea de la actividad de sus millones de factorías y talleres, ha subido un 7% en el semestre, un 9,1% en el segundo trimestre, y un 10,7% en junio. La inversión en activos fijos urbanos, que son un claro reflejo de la inversión gubernamental en infraestructuras, ha aumentado un 33,6% en los seis meses hasta junio. Es el mayor valor de los últimos cinco años. Las ventas minoristas, que ilustran el consumo, ascendieron un 15,2% en mayo y un 15% en junio.

El consumo ha contribuido con 3,8 puntos al 7,1% de ascenso del PIB semestral y la inversión ha aportado un 6,2%, mientras que el declive del superávit comercial restó el 2,9%, según el Departamento de Estadísticas

Sin embargo, Li Xiaochao quiso enviar un mensaje de cautela y advirtió que la reactivación no se asienta aún sobre cimientos sólidos. "La base para la recuperación no es firme todavía. El momento para el repunte es inestable (...). Todavía existen factores volátiles inciertos", afirmó. "China se enfrenta aún a dificultades, incluidas la reducción de la demanda externa, la caída de los beneficios empresariales y la bajada de los ingresos fiscales".

Li insistió en que el Gobierno continúa sometido a una gran presión para generar puestos de trabajo, y aseguró que mantendrá su política monetaria "moderadamente suelta" y su política fiscal "proactiva". Los inversores extranjeros siguen confiando e invirtiendo en China. El banco central afirmó el pasado miércoles que las reservas de divisas extranjeras han alcanzado la cifra de 2,13 billones de dólares (1,5 billones de euros).

El índice de precios al consumo (IPC) cayó un 1,7% en junio -el mayor descenso desde 1999- respecto al mismo mes de 2008, tras haber bajado un 1,4% en mayo. Sin embargo, los analistas creen que la inflación podría ser un problema en los próximos meses. En el conjunto de 2008, el IPC subió un 5,9%. Los analistas de Bank of America-Merrill Lynch en Hong Kong calculan que la economía china crecerá cerca del 9% en el tercer trimestre y del 10% en el cuarto.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró en un informe a principios de julio que las economías emergentes, encabezadas por China, seguirán la remontada en la segunda mitad del año e impulsarán la recuperación global. El país asiático aportó un tercio del crecimiento mundial el año pasado, según datos del FMI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS