Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los voluntarios antiaborto podrán convivir tres años con las madres

La Ley de Protección de la Maternidad estará en pleno vigor en nueve meses

Una de las medidas de la ley antiaborto aprobada por el Consell hace menos de un mes consiste en recurrir a "redes de voluntarios" que acojan a mujeres en riesgo de interrumpir su embarazo y que las disuadan de esta idea. Ayer, el consejero de Bienestar Social, Juan Cotino, comentó que su departamento pretende que este acompañamiento, que comienza en la gestación, no solo dure hasta el nacimiento, sino que se pueda prolongar hasta tres años después. Y como ya había señalado en alguna ocasión anterior, recordó que varias familias se han interesado en la posibilidad de albergar en sus casas a estas chicas.

El vicepresidente social, que se reunió ayer con representantes del resto de consejerías implicadas en el desarrollo de la ley, anunció que su intención es que en nueve meses la norma sea de total aplicación. La idea de Cotino es que a partir de marzo, el certificado de embarazo emitido por un médico abra las puertas a una batería de medidas de las que se podrá beneficiar la familia de la gestante. Y también confía tener totalmente desplegada para entonces la red de información y atención a las mujeres gestantes.

MÁS INFORMACIÓN

El consejero presentó ayer el calendario de aplicación de la norma, que dividió en trimestres "coincidiendo con el tiempo que dura una gestación". Hasta septiembre se desarrollará el reglamento de la ley, la adecuación de las órdenes ya existentes sobre esta materia a lo establecido en la norma, así como la puesta en marcha de la atención educativa domiciliaria a las adolescentes embarazadas.

En el segundo trimestre (hasta diciembre) se pondrán en marcha los tres centros de atención a la maternidad que se instalarán en Valencia, Castellón y Alicante; así como un teléfono de atención a la mujer embarazada. También, en la ley de acompañamiento, se aprobarán nuevas deducciones fiscales por maternidad desde el embarazo que entrarán en vigor el próximo año. Finalmente, a partir de enero, se aprobará toda la normativa referida al acceso preferente de la mujer gestante a las prestaciones y servicios públicos de la Generalitat -por ejemplo, el embarazo computa como familia numerosa para solicitar plaza en colegios si ya se tiene dos hijos- o en las solicitudes de ayudas sociales.

"Estamos ante una verdadera apuesta progresista por la vida", señaló Cotino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de julio de 2009