Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fetichistas de las faldas

La Nau de Sagunt presenta prendas masculinas

En moda la mejor forma de acabar con la apatía es divirtiéndose un poco. El crítico de moda y danza Roger Salas propone un juego repleto de oscuridades góticas, fantasías románticas, objetos fetichistas, y piezas de tela capaces de suscitar una conversación. La exposición Hombres en falda llega a la Nau de Sagunt dentro de la programación del Festival d'Estiu de Teatres después de su paso por Madrid (2006) y Sevilla (2008).

En esta instalación, cobra especial relevancia la falda masculina como instrumento estético en el vestuario de danza y ballet, con prendas excepcionales como el traje que usó Rudolf Nureyev para el ballet La Sylphide (Bournonville) custodiado en los fondos de la Ópera de Roma, la que lució Nacho Duato en Mediterránea o la elegancia telúrico-racial de Armani para el bailaor Joaquín Cortés. Al tiempo se ha focalizado un apartado sobre algunas variantes de la falda masculina tradicional, desde el kilt escocés o irlandés, con sus variantes, hasta el traje de los derviches turcos o egipcios, concluyendo con los hoy muy popularizados pareos étnicos de Asia o el Pacífico en un display que es toda una fantasía homoerótica. La tradición nos lleva documentalmente a Egipto, Sumeria, Grecia o Roma, culturas en las que los hombres impusieron la falda, que hoy intenta abrirse camino, infructuosamente, en el ropero masculino. Faldas rectas, de tubo, acampanadas, fruncidas, falda-pantalón, plisadas, maxifaldas, a tablas, o mínimas expresiones. Muchas de las piezas expuestas en esta instalación artística, que bebe de las fuentes de las fashion performances de la artista serbia Marina Abramovic, han sido especialmente concebidas para la exposición.

Roger Salas presenta su exposición 'Hombres en falda'

Francis Montesinos, Roberto Verino, Carlos Diez, David Delfín o Amaya Arzuaga son algunos de los referentes nacionales que han colaborado en esta original iniciativa. En Valencia se adhiere al proyecto un grupo de diseñadores bien ecléctico y que cubre la cuota local con diferencia: desde el clasicismo evolucionado de Tonuca, a la visión satírica del camuflaje de la Cantante Calva, pasando por las claves cinematográficas de Víctor Pau o la propuesta de punk contenido de Alejandro Sáez de la Torre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de julio de 2009