Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad y educación, las grandes beneficiadas

Infraestructuras aparte, el análisis de las dotaciones de capital público por habitante durante el último siglo tiene a Galicia como una de las comunidades claramente favorecidas sobre el tablero autonómico de las inversiones del Estado. El estancamiento de la población y el punto de partida, con un atraso secular en cuanto al desarrollo de la mayoría de servicios, ayudan a explicar esta modificación de tendencia desde principios de 1900.

Un hecho aparece como incontestable en el informe que ha elaborado la Fundación BBVA, firmado por los profesores Matilde Mas y Vicent Cucarella: Galicia ha sido, por habitante, la comunidad española en la que mayor peso relativo han ganado las inversiones del Estado en los años analizados, con un crecimiento de 57,56 puntos porcentuales sobre 1900. En infraestructuras educativas, con 48,24 puntos, también ha sido la comunidad mejor parada. Navarra y País Vasco se encuentran a la cola de la clasificación.

Para los autores del informe del BBVA, la convergencia regional es un fenómeno claramente constatable. Sin embargo, ambos consideran que es precisamente en la sanidad donde se producen las mayores diferencias entre autonomías en este siglo largo analizado. En las inversiones en educación, en cambio, se registran las menores disparidades.

Galicia, a la cola en 1900

A modo de clasificación, el estudio de la Fundación BBVA traza un dibujo de los cambios en este período. Mientras País Vasco y Navarra eran las comunidades mejor dotadas en 1900, llegado 2005 sólo la comunidad foral mantenía el liderazgo en infraestructuras educativas, aunque fue sobrepasada por Aragón en dotaciones totales per cápita (por persona y año) en infraestructuras urbanas (servicios relacionados con el desarrollo de los municipios) y por Cantabria en educativas.

Galicia era, en 1900, la comunidad peor tratada por el Estado en términos por habitante, mientras que Baleares se encontraba en una posición de desventaja en dotaciones urbanas y educativas.

En 2005, la comunidad gallega había sido sustituida por Murcia en esa funesta posición, Baleares continuaba siendo la peor tratada en infraestructuras educativas, Cataluña presentaba una posición de desventaja relativa en cuanto al desarrollo sanitario, y Extremadura estaba en la misma situación en lo que respecta a las dotaciones urbanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 2009