Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El duende también se resiente

La crisis reduce este verano un 20% la programación de los festivales flamencos

Los festivales flamencos están asociados desde su nacimiento a las noches del verano andaluz. Este año, sin embargo, más de alguna localidad se va a quedar sin su cita habitual. Algunos no se celebrarán, otros han reorientado su cartel en busca de un público más amplio, los más, sencillamente, lo han reducido. La crisis también se asoma por las veladas dedicadas al duende del cante, el toque y el baile.

Entre los primeros, se han caído del cartel eventos que han sido tradicionales en Lepe (Huelva), Chiclana (Cádiz) y Puerto Real (Cádiz) y, sobre todo, el Encuentro Flamenco en Escena de Arcos (Cádiz), que no ha llegado a celebrar su segunda edición después de haber adelantado parte de sus contenidos. La falta de patrocinadores se aduce como explicación pero, además de la escasa habilidad para encontrar esos patrocinios, nadie duda de que la escasa liquidez de muchos municipios es la verdadera razón de suspensiones como las señaladas.

Se han caído del cartel certámenes en Lepe, Chiclana, Puerto Real y Arcos

Es un hecho que confirma Antonio Montoya, presidente de la Asociación de Empresarios del Flamenco (Asaef). "En estos momentos todavía no se puede cuantificar con exactitud, pero podemos hablar de un 20% menos de programación", afirma Montoya. "No son pocos los casos de festivales programados, con fechas cerradas verbalmente, que posteriormente se han caído", agrega. Habla Montoya de pueblos pequeños y de alcaldes que no se ven gastándose 50.000 euros en un festival cuando tienen problemas diarios a las puertas de sus ayuntamientos.

Frente a ello, la Agencia Andaluza del Flamenco, en palabras de su director, Francisco Perujo, afirma que "sus presupuestos para 2009 no se han resentido en relación con el ejercicio anterior". Añade, además, que existe "una nueva ayuda a festivales de pequeño y mediano formato que antes no existía y que cuenta con un presupuesto de 150.000 euros". Para Montoya, esta partida ha llegado demasiado tarde, pues fue convocada a finales de mayo, lo que le resta utilidad en los casos de festivales que ya se habían celebrado o estaban cerrados.

Entre las citas que se han mantenido se ha impuesto la reducción o la reorientación de sus contenidos. Un ejemplo de ambas cosas supuso el Festival de la Yerbabuena de Las Cabezas de San Juan (Sevilla), que parece haber enfrentado felizmente los malos tiempos. También, a finales del mes pasado, se celebró el IV Enclave del Sol en Trebujena (Cádiz) con un cartel de dimensiones más reducidas que en años anteriores, pero con un positivo balance artístico. Otro ejemplo de este mantenerse con dignidad -sólo ha reducido su cartel en dos fechas- lo encontramos en el ciclo Vaivenes Flamencos de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), que se clausura esta noche con la actuación del bailaor local Javier Barón.

La programación de flamenco en Andalucía puede que haya estado demasiado sujeta a las subvenciones. No son pocos los que piensan que se hace necesario un nuevo enfoque que sea capaz de ofrecer carteles atractivos que capten nuevos y mayores públicos y que, además, encuentre nuevas vías de financiación y patrocinio. Ejemplos de ambas cosas podrían ser las programaciones Los Veranos del Corral de Granada o los Jueves Flamencos de Cádiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 2009