Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Despidos de cinco estrellas

El hotel Ritz pone en la calle a 16 empleados alegando problemas económicos

"Estaba llevando hielo a la habitación de una señora. Me telefonearon: 'Baje usted a personal'. Entregué el hielo. Antes de irme dejé hecho mi trabajo". Eduardo Beltrán, 50 años y camarero del Ritz desde 1973, es uno de los 16 empleados despedidos por el hotel desde el 1 de julio: maitres, barmans, doncellas, artistas del servicio que se han quedado sin oficio por las supuestas pérdidas económicas del lujoso hotel madrileño (con una plantilla de 260 trabajadores).

El suizo Anton Kung, director del Ritz, se escudaba ayer en la crisis: "El 51% del hotel está vacío, cuando hace un año teníamos casi todo ocupado. Es triste, pero no hay alternativa".

El delegado de CC OO en el comité de empresa, Santiago Glodosindo, contradecía este argumento por la tarde frente a la entrada del Ritz, donde se manifestaron los despedidos y sus familias desde la mañana: "Esas causas económicas son ficticias. Les hemos solicitado las cuentas de 2009 y no las enseñan. Siguen teniendo beneficios". Kung informó de que hoy dará las cuentas al comité, que ha convocado una huelga para los días 14 y 15 de este mes.

Jesús Rivero, miembro de UGT en el comité y empleado del Ritz desde 1985, veía los despidos como un simple recorte de gastos: "Tenemos una buena plantilla, con antigüedad, sueldos altos y horarios regulados; sólo quieren reducir costes".

Eduardo Beltrán, mientras tanto, se cuestiona su futuro: "¿Qué otro hotel fichará a un camarero que pela langostinos con cuchillo y tenedor?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 2009