El PNV se echa al monte (Gorbea)

"Euskadi no es Perejil, ni un lugar donde clavar signos de conquista". El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, junto con altos cargos del partido, encabezó ayer una marcha, deslucida por la niebla, al monte Gorbea, entre Álava y Vizcaya, para homenajear a la ikurriña y en respuesta a la colocación de una bandera española en el mismo lugar al término de las maniobras de un destacamento de militares.

El dirigente nacionalista resaltó que "no hay patria, ni religión, ni idea, ni proyecto vital que justifique la muerte". A la vez que ensalzó a "los guadaris" que dieron su vida por la "legalidad" y "dignidad" del pueblo vasco. También añadió que el acto de homenaje "no es contra nadie, ni como provocación de nada". El discurso estuvo precedido por el despliegue de una ikurriña de seis metros de ancho por nueve de largo a los pies de la cruz del Gorbea. A pesar del mal tiempo, centenares de simpatizantes nacionalistas acompañaron al PNV en la marcha, en lo que acabó convirtiéndose en un día de campo como otro cualquiera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de julio de 2009.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50