Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente comprará un coche blindado si se lo recomienda el servicio de seguridad

La Xunta se va a quedar sin coches blindados, pero su presidente no descarta adquirir uno nuevo. Lo hará "si se lo recomiendan los servicios de seguridad", reconoció ayer. A pesar de ello, la operación para enajenar esos tres vehículos y otros 20 convencionales, todos ellos de la marca Audi, se puso ayer en marcha, con la autorización de la operación por el Consello de la Xunta.

Los tres blindados, cuyo precio de compra conjunto supera el millón de euros, serán permutados por 12 vehículos que se destinarán a Protección Civil y fines sociales, lo que ha provocado las críticas de la oposición por "despilfarro". Pero la austeridad es precisamente el argumento que esgrime el Gobierno para promover su venta. Uno de los tres Audi A8 blindados es el que provocó una polémica en la campaña electoral, cuando el PP reprochó al ex presidente Emilio Pérez Touriño su afán por el lujo. Según datos confirmados ayer por la Consellería de Presidencia, Fraga compró otros dos vehículos similares en características y precio entre 2001 y 2002.

Blindaje en París

Si Fraga compró dos blindados y Touriño uno, Alberto Núñez Feijóo puede adquirir el siguiente tras desprenderse de los tres de su parque móvil, según reconoció ayer. "Viajo en un coche que creo que cumple con todos los requisitos", manifestó. Pero a continuación matizó: "Si en algún momento soy avisado por los servicios de seguridad de algún tipo de riesgo, estoy dispuesto a revisar mi decisión".

Mientras Feijóo no descartaba la adquisición de un coche blindado, la portavoz del PSdeG, Mar Barcón, aseguraba ayer que el presidente de la Xunta ya ha encargado en París el blindaje de un coche de la marca Citroën. Lo hizo en su blog personal, en el que asegura que mientras Feijóo vende los vehículos de la marca Audi, encarga otros de Citroën "para sí mismo y para sus conselleiros, mientras espera que en París le blinden el presidencial".

De los 23 coches que salen a la venta, 20 fueron comprados durante los gobiernos de Manuel Fraga. Con los convencionales, que serán subastados, la Xunta recaudará unos 350.000 euros. Feijóo salió al paso de las críticas de socialistas y nacionalistas a la dudosa rentabilidad de la operación. "Esta no es una medida contra el bipartito", expuso, antes de preguntarse si el anterior gobierno no tenía previsto vender esos 23 vehículos "que no se usan".

Para justificar el carácter económico de la operación apeló al ahorro en mantenimiento de los vehículos. Feijóo situó la venta en un marco de "eficiencia y austeridad", y resaltó que la reordenación de los vehículos permitirá reducir en un 25% los gastos del parque móvil de la Xunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de julio de 2009