Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una auxiliar de Citroën plantea el despido de 133 operarias

La empresa Treves, SL, firma auxiliar de Citroën, planteó ayer al comité de empresa el cierre de una de las dos plantas de Pontevedra, que da empleo a 133 personas, 129 de ellas mujeres y con una media de antigüedad de nueve años. La noticia de un ERE definitivo resultó "totalmente inesperada" para la plantilla, según destacó el responsable comarcal de UGT, Ramón Vidal. Los sindicatos atribuyen la maniobra de la compañía francesa a una estrategia de deslocalización que desplazaría la actual producción a las plantas de Marruecos o Portugal.

Pese a que ya había un expediente de regulación de empleo temporal en marcha, "nada hacía presagiar" a las operarias de esta auxiliar de Citroën lo ocurrido ayer, advierte Vidal, que ha fijado como principal objetivo "mantener el centro de producción" sito en la Avenida de Vigo operativo.Esta planta, que lleva a cabo la confección casi artesanal de las fundas de los asientos de automóvil, se complementa con la fábrica ubicada en el polígono pontevedrés de O Campiño, que se hace cargo de la estructura metálica de los mismos. Según las fuentes consultadas, la empresa ha aducido ante los portavoces sindicales "la falta de rentabilidad de la fábrica" en la que confluyen, dicen, la crisis del sector textil y la del automóvil.

Mientras se sospecha que el objetivo de la multinacional es llevarse la producción fuera, los sindicatos subrayan que "trabajadoras de aquí se fueron a formar a sus compañeras de Marruecos". Los representantes de la plantilla analizarán ahora la documentación que la firma ha trasladado a la Administración, y en la que se advierte que de no ejecutar el cierre se pondría "en grave riesgo" la continuidad de la fábrica de O Campiño, con 169 empleados. Desde CC OO, Miguel Vilacoba insiste en que la factoría "tiene carga de trabajo" para mantenerse activa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009