Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empleado encargó el asesinato de su jefe para no ser despedido

El detenido trabajaba en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona

El crimen de la calle de Santaló de Barcelona ha tenido un final inesperado: el ex director del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB), Félix Martínez Touriño, fue asesinado por encargo de un subordinado descontento. El enemigo estaba en casa, pero la víctima no llegó a saberlo nunca. Se trata de Manuel M. B., jefe del servicio de audiovisuales del centro hasta que, la madrugada del lunes, fue detenido por los Mossos d'Esquadra como presunto instigador del homicidio.

Junto a él han sido arrestadas otras siete personas; entre ellas, el sicario que mató al ejecutivo de un tiro en la nuca en la esquina de las calles de Santaló y Travessera de Gràcia. El homicidio ocurrió el pasado 9 de febrero y conmocionó al sector turístico y hotelero de Barcelona, que tenía a Martínez Touriño en gran estima.

El director del CCIB, con una larga experiencia en el sector hotelero, había previsto una reestructuración interna en su equipo. Los cambios afectaban de lleno al jefe de audiovisuales. Ante el temor a ser despedido, Manuel M. B. planteó una venganza letal y, a través de su hermana -que también está arrestada- contactó con un grupo de seis personas de origen colombiano. La banda, formada por tres hombres y tres mujeres, consiguió el arma homicida -una pistola marca Daewoo- y siguió varios días al ejecutivo para conocer sus costumbres. Martínez Touriño fue ejecutado la mañana del 9 de febrero, poco después de salir de casa para ir a trabajar.

"La investigación nos ha hecho bucear en la vida de la víctima. Y lo único que podemos decir es que era un gran profesional y una gran persona", detalló ayer el jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos, intendente Josep Lluís Trapero, que tildó el crimen de "ruin y miserable". Trapero insistió en que no deben buscarse "motivos oscuros o inversiones raras", porque la vida de Martínez Touriño fue "intachable".

El intendente subrayó que la única explicación al crimen es una disputa de índole profesional y dijo que el resto de informaciones, que apuntaban a posibles negocios turbios del finado, "fueron cortinas de humo interesadas para despistar a la policía".

Pero, ¿por qué decidió el director prescindir de su jefe de audiovisuales? Fuentes del caso explicaron que la disputa entre víctima y verdugo iba más allá y estaba relacionada con una serie de negocios ajenos al trabajo que ambos realizaban en el centro de convenciones del Fórum. La investigación ha sido coordinada por el Juzgado de Instrucción número 18 de Barcelona.

La policía autonómica detuvo a Manuel M. B. (que seguía trabajando en el centro) y a su hermana en El Prat y Roda de Barà, respectivamente. La mujer tenía una relación lejana con los seis colombianos que, en colaboración con la Guardia Civil, fueron arrestados en las localidades de Madrid, Leganés, Parla y Seseña (Toledo). Ayer, los agentes registraron un despacho del CCIB en busca de "ropa y documentación", dijo Trapero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de junio de 2009