Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta protege 56 yacimientos bajo el agua para evitar los expolios

La comunidad es la primera que preserva estos enclaves arqueológicos

Andalucía es la primera comunidad española que ha aplicado un régimen de protección jurídica a los yacimientos arqueológicos subacuáticos, al registrar en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz 56 enclaves situados bajo las aguas del mar y del interior. La medida, que atiende las recomendaciones de la Unesco, persigue preservar del expolio estas zonas arqueológicas, según explicó ayer el portavoz del Ejecutivo andaluz, Manuel Pérez Yruela, tras la reunión del Consejo de Gobierno.

Los yacimientos se distribuyen por todas las provincias, pues la lista recoge tanto los restos submarinos como los sumergidos en embalses. Abarcan todas las culturas, desde la protohistoria hasta la Edad contemporánea, ya sea material cerámico romano y púnico en la Punta del Nao, en Cádiz, o el buque inglés Empire Warrior hundido por tres aviones alemanes en 1941, en la desembocadura del Guadiana, en la costa onubense.

Las zonas protegidas incluyen los restos sumergidos bajo los embalses

La declaración de zona arqueológica se adelanta al plan de ámbito nacional diseñado por la Administración central. Entre otras medidas de protección, es obligatoria una autorización de la Consejería de Cultura para las obras de intervenciones de remoción de terrenos en las zonas delimitadas, como construcción de gaseoductos y puertos, dragados, regeneración de playas o parques eólicos marinos.

Según la Junta, la protección de este patrimonio, además de la alarma creada por casos como el de Odyssey [empresa estadounidense que se hizo con el tesoro de un buque de guerra español], es resultado de varios años de investigaciones, con la cobertura de la creación del Centro de Arqueología Subacuática de Andalucía, con sede en Cádiz. La relación aprobada ayer por el Consejo de Gobierno podrá ampliarse con la incorporación de nuevos yacimientos conforme se vayan localizando y documentando. De hecho, a los 56 yacimientos se añaden otros 42 espacios subacuáticos declarados recientemente por la Consejería de Cultura zona de servidumbre arqueológica (zonas a la que se presupone la existencia de restos aún sin documentar).

La provincia que tiene más yacimientos es con diferencia Cádiz (31), seguida de Huelva (10), Málaga (6), Almería (4), Granada, Jaén (1) y Sevilla (1). En Cádiz se distinguen dos zonas de relevancia, la del área de La Caleta, con restos púnicos, romanos y medievales; y la de Sancti Petri, nombrada por los autores clásicos como el lugar donde se encontraba el templo de Hércules. Por su litoral hay varios navíos de entre los siglos XV y XVIII y restos de la célebre batalla de Trafalgar. Huelva tiene siete yacimientos y tres torres vigías entre Mazagón y Matalascañas. En la ría se han hallado objetos de bronce de entre los siglos X y IX antes de Cristo. En Málaga hay restos púnicos y de la época moderna, mientras que en Almería el enclave de mayor relevancia es el de Los Escullos-El Águila, donde se han hallado trozos de una fragata de la armada de Felipe V.

En cuanto a las zonas arqueológicas bajo embalses, destacan la del asentamiento de las Mestas, cubierto por el pantano de Cordobilla, un asentamiento poblado desde el Calcolítico hasta la época romana. En la provincia de Jaén se incluye una construcción almohade de los siglos XII y XIII bajo el embalse del Tranco; y en Sevilla, restos romanos en el embalse del Judío en Écija.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 2009