Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Huida de policías en la región

Cerca de 500 funcionarios se marchan de la Jefatura Superior para ir a otros destinos más tranquilos - Sólo 330 agentes piden venir a Madrid

Cada vez que se publica un concurso de traslados dentro del Cuerpo Nacional de Policía, se producen bajas en la plantilla de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Y el abierto ahora no ha sido una excepción. En total, 484 agentes han pedido destinos más tranquilos y que resultan más baratos. Por el contrario, sólo 330 han solicitado ingresar en la región, lo que supone un saldo negativo de 154 policías, según fuentes sindicales.

¿Qué razones hay para que un policía se marche de Madrid? Son varias y los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía llevan tiempo pidiendo soluciones. La primera es que el sueldo de un policía recién salido de la academia de Ávila es de unos 1.300 euros. Con ese salario le resulta muchas veces difícil pagar un alquiler o enfrentarse a la compra de un piso. También Madrid se caracteriza por grandes distancias. Si se decide a vivir en la periferia, puede tardar más de una hora hasta llegar a su puesto de trabajo todos los días.

La escala básica es la que registra más peticiones de cambio de destino

Otro problema es el de la peligrosidad. La región, en especial la zona vigilada por la policía, sufre el 23% de todos los delitos que se cometen en España. Eso dispara las estadísticas, lo que se traduce en miles de denuncias y que no falte el trabajo en cualquiera de los turnos. Este hecho contrasta con otras comisarías de España, donde las denuncias suelen brillar por su ausencia y las jornadas de trabajo se completan sin incidentes.

Además, la delincuencia de Madrid es especialmente violenta, ya que, junto con el Levante y Galicia, es donde se asientan las bandas de crimen organizado que trafican con drogas y personas. Esa peligrosidad hace que los agentes se marchen a la menor oportunidad. Generalmente optan por sus lugares de procedencia, donde ya suelen contar con familiares e incluso con viviendas.

La escala que más ha pedido el cambio de destino ha sido la de policía básico. Unos 400 agentes de todas las comisarías de la región (18 en la capital y 13 en los grandes municipios) y de las cuatro brigadas provinciales han logrado el cambio a otros destinos. Igual ha ocurrido en oficiales. Se marchan 48 y entrarán 31 de otras plantillas. De nuevo, saldo negativo.

La excepción la marcan los puestos de subinspectores. Este cargo previo al ingreso en la escala ejecutiva ha tenido más peticiones que salidas. En el próximo mes entrarán 50 y saldrán 38. Según fuentes sindicales, eso se debe a que el sueldo ya es más alto, a que lleva varios años en el cuerpo y a que ya se puede mandar un subgrupo de agentes. Es decir, que el trabajo no es tan gravoso como estar ocho o diez horas patrullando por la ciudad.

Fuentes sindicales también ponen el acento en que las peticiones de traslado podrían haber sido mayores, pero algunos agentes se han guardado el as en la manga. En pocos meses está previsto que salga la Unidad Adscrita a la Comunidad de Madrid. Estos 80 agentes se encargarán de las escoltas y la vigilancia de edificios del Gobierno regional. Tendrán un plus por este destino de entre 600 y 800 euros, lo que lo convierte en especialmente atractivo. Eso ha supuesto que muchos agentes hayan esperado para optar a esta plantilla.

¿Qué supone esta salida de tantos policías? Pues que aunque el ciudadano de a pie quizá no lo note, habrá menos agentes. La plantilla de la Jefatura Superior de Policía está integrada por alrededor de 11.000 funcionarios, según fuentes del cuerpo, a pesar de que el Ministerio del Interior ha destinado, desde octubre de 2004, a 9.000 agentes para la región para cubrir jubilaciones y bajas.

La última incorporación se produjo el 16 de marzo, cuando llegaron 1.141 funcionarios procedentes de la última promoción. También es cierto que muchos de ellos han cambiado de destino en cuanto han podido. Sólo en el concurso de 2008, la región se quedó sin 470 agentes. Este goteo ha sido imparable en los últimos años. A veces ha superado incluso los 700 funcionarios en un solo concurso.

Este periódico intentó recabar sin éxito la versión de los responsables de la Dirección General de Policía sobre el asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de junio de 2009