Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Puerto Real ataca otra vez al Rey y le llama ladrón

El regidor fue condenado el día 2 por injurias a don Juan Carlos

El alcalde de Puerto Real (Cádiz), José Antonio Barroso (de Izquierda Unida), volvió ayer a la carga contra el Rey. El pasado día 2 fue condenado por injurias a pagar 6.840 euros por haber llamado al Monarca "hijo de un crápula" y "persona de condición licenciosa", y ayer en Barcelona le calificó como "ladrón". El primer edil, que debe considerar que el insulto a don Juan Carlos sale barato, señaló ayer que éste "ha acumulado su fortuna de forma absolutamente fraudulenta".

José Antonio Barroso viajó a Barcelona para participar en un acto del PSUC Viu a favor de la III República y subrayó que su pretensión es "sentar en el banquillo al Borbón" y que repetirá sus palabras allá donde vaya.

En la sentencia de condena de la Audiencia Nacional, el juez señaló que Barroso se había "excedido en mucho" de la crítica política, y ayer el alcalde de Puerto Real demostró que está dispuesto a seguir haciéndolo. Señaló que lo único que se había juzgado eran sus palabras, "cuando algún día la Historia vendrá a demostrar que son hechos fehacientemente acreditados", y lamentó que se le haya denegado la presentación de una parte testifical en el juicio.

El regidor gaditano también definió su condena como una "decisión antidemocrática sin base jurídica suficiente", que significa "el blindaje del que goza la Casa Real y en particular el Monarca". Y apostilló que el juicio contra él demuestra "la baja calidad democrática de este país".

No se quedó ahí. Y amplió el espectro de sus ataques. Atribuyó la fortaleza de la institución monárquica al juancarlismo, a la visión "edulcorada, católica e interesada" que dan los medios de comunicación y a "la ingente cantidad de lerdos y lerdas que hay en este país".

Antes de ser condenado, cuando esperaba ser juzgado en la Audiencia Nacional, en abril pasado, Barroso insistió en sus ataques. En un acto público acusó al Rey de genocida por su condición de jefe de las Fuerzas Armadas, al participar éstas en la guerra de Irak. "Si se llamó genocida a Aznar, ¿por qué no se le llama también a él? Debería ser motivo de oprobio, para que se le escupiera sobre su propia sombra", afirmó en la localidad gaditana de Los Barrios.

Si el alcalde de Puerto Real hubiera vivido en tiempos de la Segunda República y se le hubiera ocurrido llamar "corrupto", "licencioso" o alcohólico a su presidente, hubiera sido condenado al menos a seis meses de prisión y no a una simple multa. Así lo aseguró el juez de lo Penal de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia en la sentencia del pasado día 2. "El Código Penal de la Segunda República, promulgado en 1932, también sancionaba las injurias al Jefe del Estado en su artículo 149 con pena de prisión de seis meses y un día a ocho años y no con pena meramente pecuniaria", recordó el juez en la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de junio de 2009