Reportaje:24 HORAS EN... A CORUÑA

Una feria de pulpos con mucho arte

Lo más vibrante de A Coruña: la Fundación Caixa Galicia. Lo más sabroso: tabernas como la de Cunqueiro. Y un clásico: la Torre de Hércules, que puede convertirse en patrimonio mundial el 27 de junio

Un paseo marítimo de más de diez kilómetros de largo; una estupenda playa a los pies de la ciudad; un faro romano en pleno rendimiento; una larga cristalera donde el sol se refleja; una amplia y vanguardista oferta cultural. A Coruña se deja querer. Pasamos 24 horas en la ciudad de cristal.

10.00 234 escalones y una recompensa

"Había una vez un gigante que se llamaba Gerión y tenía atemorizados a los pobladores. Hércules, hijo de Zeus, luchará contra el malvado durante tres días, tras los cuales logrará cortarle la cabeza. Fue allá donde Hércules ordenó levantar una torre y luego decidió crear una ciudad a la que llamó Crunia, nombre de la primera mujer (muy hermosa, por cierto) que pobló esos lares y de la que por supuesto se enamoró". Ésta es una de las leyendas que se cuentan sobre la Torre de Hércules (1) (avenida de Navarra s/n; 981 22 37 30; www.coruna.es/torredehercules.com). El 27 de junio se sabrá si la torre (levantada por los romanos en el siglo II) es declarada patrimonio mundial. Las vistas después de subir sus 234 escalones son espectaculares.

Bajando por el Paseo Marítimo - (2), mientras se contempla el amplio océano y se admira la flora salvaje a borde de playa, llegamos a la Casa del Hombre, Domus (3) (Santa Teresa 1; 981 18 98 40; www.casaciencias.org), museo abierto en 1995 en un edificio del arquitecto Arata Isozaki.

12.00 El arte de la ola

Y de la ciencia al arte. La oferta es buena y amplia. Una referencia imprescindible es, sin duda, La Fundación Caixa Galicia (4) (Cantón Grande, 21-24; 981 18 50 60; www.fundacioncaixagalicia.com), con arte contemporáneo en un edificio de Nicholas Grimshaw conocido por los lugareños como la ola. Junto a él, otra referencia en Galicia. La Fundación Pedro Barrié de la Maza (5) (Cantón Grande; 981 22 15 25; www.fbarrie.org), con todo tipo de actividades y una programación vanguardista. Otra opción ya más clásica es el Museo de Bellas Artes (6) (Zalaeta s/n; 981 22 37 23; http://museobelasartescoruna.xunta.es), con una interesante colección de escultura y arte de entre los siglos XVI y XX.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

13.00 Mujeres de pro

Es la hora de callejear por la Ciudad Vieja. En la caminata podemos recordar que -además de a la bella Cruina- A Coruña homenajea a otras mujeres de pro, como María Pita, que luchó contra los hombres de Francis Drake, muy conocido por su afición a saquear los galeones repletos de oro que salían de América, y que en esta ocasión intentaba conquistar Galicia y propiciar un levantamiento de Portugal contra España en tiempos de Felipe II. A María Pita se le rinde homenaje en la proporcionada y hermosa plaza que lleva su nombre (7).

Más literaria es la historia de la escritora y condesa Emilia Pardo Bazán, cuya casa acoge la sede de la Real Academia Galega y una Casa Museo dedicada a la escritora (8) (Rua de Tabernas, 11; 981 20 73 08). También se topará con la casa donde vivió Rosalía de Castro y su marido entre 1870 al 1879 (9) (Príncipe 3). Si continuamos callejeando, busque la preciosa plaza de Santo Domingo (10) o la de Santa Bárbara (11) con sus floridos castaños de Indias. Parece que no haya pasado el tiempo. Silencio. No se oye ni un alma.

No dude en entrar en la colegiata de Santa María del Campo, o en la Iglesia de Santiago, la más antigua de la ciudad y testigo de las reuniones de autoridades durante los siglos XIV y XV, ambas de estilo románico. Y busque en el mapa la tranquila plaza del General Azcarraga (12), uno de los lugares con más encanto de la ciudad. Es la hora del aperitivo, así que siéntese en la terraza de La Quina o en El Cantoncillo.

14.30 Lección de cefalópodos

Y llegó la hora de la comida. Esto ya depende un poco del gusto de cada cual, pero sería grave no tomar un pulpo, marisco o un buen pescado. Si va acompañado por sus retoños pruebe a abandonar el aburrido menú infantil y dé una lección de cefalópodos a sus hijos y de otro tipo de moluscos: mejillones, zamburiñas, percebes, pulpo, almejas... Y para los carnívoros, ternera gallega. En la calle de La Franja, en el número 9-11 está el Mesón do Pulpo (13), una taberna de siempre. Ésta es una calle, en pleno barrio de Pescadería, repleta de tabernas, bares y restaurantes.

Una buena apuesta es la Taberna Gaioso (plaza de España, 15; 981 21 33 55), especialidades gallegas con un toque de sofisticación y con unas medias raciones a buenos precios; cocina de mercado en El Pimentón (plaza de España, 11; 981 143 488); en La Penela (plaza de María Pita, 12, 981 201 969) puedes optar por una tortilla de Betanzos que se deshace en boca, y en Pablo Gallego (plaza de María Pita,11, 981 20 88 88), cocina de autor y mariscos. ¡Que lo disfrute!

17.00 Cristales y cañones

Continuamos ruta. La avenida de La Marina (14) es el mayor conjunto acristalado del mundo, o al menos así reza en los folletos. Se el más grande o no, las cristaleras son espectaculares y funcionaban como una cámara térmica que protegía la fachada de la lluvia y a la vez recogía el calor del sol. Cuando se construyeron era la parte donde vivía el servicio, pero hoy son lugares privilegiados de la casa con vistas al mar. Si seguimos bordeando el océano, por el paseo de Parrote, pronto llegaremos al Museo Militar - (15) (plaza de Carlos I, s/n; 981 20 53 00). No lo duden, entren, se divertirán: maquetas de barcos, uniformes, balas, cañones, sables, más de 1.600 objetos de la historia militar.

Junto al museo nos topamos con la nueva A Coruña reflejada la Fundación Luis Seoane (16) (San Francisco s/n; 981 21 60 15; www.luisseoanefund.org), un edifico vanguardista que, además del legado del pintor, ofrece talleres, exposiciones y proyecciones. Luego puede perderse en el Jardín de San Carlos (17), un pequeño jardín romántico donde está enterrado sir John Moore, muerto en la mítica batalla de Elviña, que enfrentó a franceses e ingleses en la guerra de la Independencia.

18.30 Un laberinto inglés

Dejamos ya la ciudad vieja, a la que seguramente regresaremos a cenar por ejemplo en A Taberna de Cunqueiro (Estrella, 22; 981 21 26 29) o en Yéboles (Capitán Troncoso, 14; 981 20 62 20). Pero antes volvemos a mirar el océano. Nada como terminar la tarde en el monte de San Pedro. Hay un moderno y lento ascensor panorámico de cristal (horario: de abril a septiembre, de martes a domingo, ascenso de 11.15 a 21.15 y descenso de 11.00 a 21.30) cerca del obelisco del Milenium - (18) que le depositará en lo alto del monte. Como las puestas de sol en estas fechas son más tardías, tiene tiempo para pasear por este espacioso parque abierto en 1999 donde existe un divertido laberinto inglés de plantas en el que perderse. Atento a la puesta de sol.

21.00 Comienza la noche gallega

Al coruñés le encanta la calle, muchos de los bares de tapas y copas cuentan con toldo para que la lluvia no fastidie la costumbre de beber y tapear fuera. Las calles más animadas, la de la Galera (19), la de Barrera - y la de la Franja. Uno de los bares más animados, gracias a sus croquetas, es La Bombilla (Galera, 7). La vida continúa hasta altas horas. Algunas opciones curiosas para tomar algo son El Puticlú (calle Justicia), muy divertido y kitsch, y La Salita de Juegos (calle Tren), el mundo del juguete hecho bar.

Consulta dónde dormir en A Coruña | Más propuestas en la Guía de Galicia

Imágen de la ciudad gallega, intgerior del Museo Domus
Imágen de la ciudad gallega, intgerior del Museo DomusGABRIEL TIZÓN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS