Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cierre patronal con el informe de Trabajo en contra del ERE

Si dura fue a primera hora de ayer la decisión de la dirección de Caramelo de decretar un cierre patronal ante los graves incidentes de la jornada del jueves, no lo fue menos el nuevo frente abierto por la empresa. Su protagonista es la Inspección de Trabajo, que ha emitido un informe desfavorable al ERE presentado para 237 trabajadores. Punto por punto, la dirección de la empresa textil intentó desbaratar los argumentos de los inspectores, decisivos para el pertinente dictamen que tendrá que realizar la Consellería de Traballo.

La compañía formalizó ayer una denuncia policial contra los protagonistas del altercado del jueves, al tiempo que manifestaba su disconformidad con el informe de la Inspección de Trabajo. Sus autores reconocen la existencia de una "causa económica" para la presentación del ERE, así como "la consideración, en todo caso, de la desaparición de puestos de trabajo como una medida correctora encaminada a asegurar la viabilidad de la compañía".

Hasta aquí las coincidencias. Trabajo cree que no se ha demostrado que los costes salariales sean un factor desencadenante de los resultados económicos negativos, en contra de lo planteado por los nuevos propietarios.

Competencia de China

Entrando de lleno en el ERE, advierten que "no se ha demostrado que con las extinciones contractuales se garantice la rentabilidad" de Caramelo. Al mismo tiempo, señalan que no hay causas organizativas que justifiquen el despido colectivo, ya que "no existe un factor desencadenante que incida de manera desfavorable en la eficiencia de la empresa". La compañía de Jove, además, "en ningún momento ha demostrado que la cadena de producción de A Coruña tenga fallos en su organización como para ser necesaria su extinción, al alegar únicamente que es más barato comprar el producto terminado en China".

Los titulares de Traballo, Beatriz Mato, y Economía e Industria, Javier Guerra, que mantuvieron ayer un encuentro con los representantes sindicales de Caramelo, se comprometieron a establecer los cauces de negociación necesarios para evitar el mayor número de despidos posible. Hasta el momento, los contactos con Manuel Jove han sido puntuales, sin llegar a formalizar reunión alguna entre Xunta y empresa. El cierre patronal se levantará previsiblemente el mismo lunes, afirmaron los conselleiros. La compañía, mientras, señaló que el ERE y el plan de viabilidad que lo acompaña "es el único camino para evitar la quiebra y el despido de 832 trabajadores, es decir, de la totalidad de la plantilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 2009