Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona prevé más indisciplina si la grúa no actúa en zona azul

El Congreso respalda a CiU y suaviza las sanciones por pasar de 80 kilómetros

El Ayuntamiento de Barcelona teme un incremento de la indisciplina en el estacionamiento de la zona azul después de que el Congreso aprobara el miércoles una enmienda que supone que la grúa no pueda retirar un vehículo aparcado de forma irregular en zona azul. Es decir, que la única sanción sea la multa.

La enmienda fue presentada por CiU y apoyada por el resto de los grupos parlamentarios, y ahora pasará al pleno de la Cámara baja, que la semana que viene debatirá la nueva Ley de Seguridad Vial. Otro de los cambios introducidos, también a petición de la formación nacionalista, comporta suavizar la sanción si se circula a más de 80 kilómetros por hora, la velocidad máxima en algunos accesos a Barcelona impulsada por ICV. Superar los 80 sólo supondrá la correspondiente multa y no la retirada de puntos; eso sucederá cuando se superen los 130 kilómetros por hora.

El resultado final es fruto de una negociación entre CiU, que había propuesto que no hubiera retirada de puntos si no se superaban los 150 kilómetros, y el resto de los grupos. El director de Tráfico, Josep Pérez Moya, señaló ayer su satisfacción por el conjunto de la ley, aunque admitió que hubiera prefirido que se pudieran retirar puntos sin tener que superar los 130 kilómetros por hora.

En cuanto a la imposibilidad de que las grúas retiren los vehículos irregularmente estacionados en zona azul, el edil de Movilidad de Barcelona, Francesc Narváez, criticó abiertamente que el gobierno municipal se haya enterado de ello por la prensa. Insistió en que el Ayuntamiento de Barcelona -como el de otras ciudades que tienen zona azul- no ha sido consultado previamente: "No es una buena noticia que nos quiten un instrumento disciplinario que regula el espacio público y especialmente determinados espacios en la ciudad en los que hay una fuerte demanda por parte de muchos conductores".

Narváez cree que la multa, por sí sola, no es un elemento especialmente disciplinario. Tanto el Consistorio barcelonés como la Federación Española de Municipios contactarán esta semana con los parlamentarios de la Comisión de Movilidad del Congreso para intentar evitar lo que ha calificado de "mala noticia" y "verdadero problema" para las ciudades. Narváez insistió en que no se trata de recaudar, sino de tener elementos disuasorios contra la indisciplina.

El Consistorio ignoraba si la enmienda introducida en la citada comisión también es extensiva a la zona verde de estacionamiento, cuestión que ayer no pudieron aclarar porque era festivo en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 2009