BBVA cierra en España 170 oficinas y recoloca a 500 empleados

El banco reacciona ante la caída de la actividad y prescinde del 5% de la red

Hasta abril pasado, el crédito total subió un 1,7% respecto al mismo mes de 2008. Para final de año los expertos vaticinan un importante recorte. Y lo mismo ocurrirá en 2010. Ante esta caída del negocio, sobran oficinas y empleados en el sector financiero (como insisten el Banco de España y el Gobierno) y el BBVA ha sido el primero de los grandes en ajustar costes.

La entidad ha decidido cerrar unas 150 oficinas, con fecha 21 de junio, a las que podrían sumarse algunas más a lo largo del año. Al terminar este ejercicio, el banco presidido por Francisco González tendrá 3.200 sucursales. La entidad comentó: "Nos hemos anticipado con un ajuste de la red que empezó en 2007. Este año nos quedaremos con la red adecuada con la que empezar a ganar cuota de mercado". Entre 2007 y 2008, el BBVA ha cerrado 260 oficinas, mientras que el sector ha abierto 2.311. Esta estrategia le ha permitido mejorar la eficiencia del grupo. Hace unas semanas se conoció que la entidad ha ofrecido bajas temporales de tres a cinco años a los empleados con más de ocho años de antigüedad.

Más información
El BBVA negocia la venta de parte de su red de oficinas
El BBVA traspasa 948 inmuebles por 1.154 millones de euros
El BBVA también cerrará sus oficinas los sábados

La Caixa es la que más oficinas tiene, con 5.530 hasta marzo pasado; el Santander, 2.933; el Popular, 2.185; Caja Madrid, 2.168 y Banesto, 1.888.

De las sucursales clausuradas, 115 serán de banca comercial, 15 de banca de empresas y el mismo número de Dinero Express, la filial dedicada al negocio con inmigrantes. Durante el año habrá ajustes adicionales. Por regiones, la mayoría de los cierres corresponderán al sur, después a la región centro y en tercer lugar a Cataluña.

Los empleados afectados ascienden a 500, que serán recolocados en otras sucursales. El BBVA, a través de su plan de transformación, está rediseñando la red. La estrategia es colocar una oficina principal de la que dependen cinco pequeñas, que sólo se dedicarán a venta y servicio de caja. UGT criticó esta medida porque no se ha negociado y por el desconcierto que tienen los afectados, al no conocer su nueva ubicación.

El BBVA está pendiente de firmar la venta y posterior alquiler de algo más de 1.000 oficinas, con lo que podría obtener casi 1.000 millones de plusvalías, según fuentes del sector. Goldman Sachs y Deutsche Bank son los candidatos a cerrar la operación.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS