Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MIGUEL ANXO FERNÁNDEZ LORES | Alcalde de Pontevedra

"La designación del delegado de la Xunta en Vigo es una agresión sin precedentes"

"Hay una distribución provincial, aunque el nacionalismo piense que no vale"

El próximo 17 de junio, el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), volverá a pisar la calle tras una pancarta. En esta ocasión, para defender la capitalidad de su ciudad. Un movimiento que cuenta con el respaldo de los socialistas y de buena parte del tejido social, económico y sindical que se extiende a orillas del Lérez. Es la reacción a la aprobación unilateral del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de un decreto que, según los críticos, "parte la provincia a la mitad" y ha herido la sensibilidad pontevedresa.

Pregunta. ¿Por qué se ha puesto Pontevedra en pie de guerra con la designación de un quinto superdelegado en Vigo?

Respuesta. Es un agravio comparativo, es partir de que en Galicia ya no hay cuatro provincias sino cinco, y no tendría ningún problema en debatir esa cuestión porque no somos partidarios de la división provincial. Desde el punto de vista municipal, es una agresión sin precedentes, no tiene nada que ver con acercar la Administración al ciudadano. No tenemos inconveniente en que haya un subdelegado en Vigo pero si no se modifica el decreto, en la práctica, es dividir la provincia. Pontevedra es una ciudad orgullosa de sí misma, es la que más está creciendo en población en los últimos 10 años.

"Tenemos el nivel de empleo público más alto de Galicia, un 35%"

"Es partir de que en Galicia ya no hay cuatro provincias sino cinco"

P. Vigo les supera en crecimiento en el último año.

R. Yo lo analizo según el INE, no me estoy inventando nada. Estoy hablando globalmente, de 1998 a 2007. En el último año puede haber variaciones. En cualquier caso, los criterios provinciales no tienen que ver con los volúmenes de habitantes, lo digo porque es un dato que está ahí. Somos una ciudad que está creciendo y tiene mucho que ver la Administración pública. Probablemente tenemos el porcentaje de empleo público más alto de Galicia, con un 35%.

P. ¿A qué atribuye la decisión del presidente?

R. Las personas que plantean como superdelegados son comisarios políticos que van a hacer un control de la gestión de la Xunta y es mentira que se vaya a ahorrar nada, sobre todo en Vigo, porque tiene un interés especial en acceder a la alcaldía. Que quede constancia de que estamos abiertos a cualquier tipo de debate, pero parlamentario, y que pensamos que Vigo y Pontevedra son la misma área metropolitana. Si esto se hace con un planteamiento que afecte a todas las ciudades y provincias puedo entenderlo.

P. Le acusan de buscar un rédito electoral con esta maniobra para afrontar la pérdida de votos en los comicios locales.

R. No tengo decidido si voy a ir a las elecciones. Nadie entendería que un alcalde no saliese a defender el estatus de su ciudad y quien opina así es el PP porque tiene problemas hasta las orejas.

P. Con la particularidad de que es usted nacionalista.

R. Sí, pero soy alcalde de la ciudad. Mi filosofía nacionalista no queda relegada a ningún plano.

P. Y, ¿cómo encaja sus principios con la defensa provincial?

R. Perfectamente. Hay una distribución provincial aprobada en 1833 y por mucho que el nacionalismo gallego piense que no vale es la que existe. Para entrar aquí prometí ser fiel a la Constitución existente en este momento. ¿Hay que cambiarla? Sí, y mucho. Pero no hay contradicción. Ahora, usted no me varíe Pontevedra y deje como está A Coruña.

P. En su partido quizás no todos le entiendan.

R. Mi partido dijo que es una jugada política y si en Vigo piensan que lo básico es el enfrentamiento con Pontevedra pues allá ellos, pero el gobierno de Vigo debe saber que el PP intenta meter un contrapoder para acceder a la alcaldía. No comprendo cómo un señor puede negociar los accesos a Montecelo por un lado, una escuela taller por otro, la guardería en otro sitio... Es imposible, me parece mal. El trabajo que hacían 10 personas ahora lo hace una porque es del PP, y los del PSOE y el BNG somos tontos de baba, incapacitados totales. ¿Se ríen de los ciudadanos?

P. Los ciudadanos de Vigo empiezan a pedir reacciones ante la movilización capitalina.

R. Nosotros no queremos nada que no tuviésemos. Tenemos un estatus de capital de provincia y vamos a defenderlo a capa y espada porque sabemos que a la larga significa pérdida de peso político, de empleo. Este melón lo abrió Feijóo, que lo arregle. Yo no tengo un pontevedresismo exacerbado. Soy de los que piensan que hay más cosas que la capital. Esa excusa de que aquí estamos manipulando... Feijóo vino de incógnito a una reunión con colectivos y no convenció a nadie. Sólo se desmarcó una asociación vecinal que mantiene las tesis del PP. Tengo la conciencia muy tranquila, aquí están todas las sensibilidades: los tres sindicatos, organizaciones empresariales y colegios profesionales. La única posibilidad es que se demuestre que socialmente se están equivocando.

P. Y ¿qué opina del desmarque de Antón Louro?

R. Es un error. Me dijo que no estaba en el pleno

[se refiere a la votación de una moción contra el decreto 245/2009] pero que hubiera votado con nosotros. Las contradicciones que las explique él.

P. En su día, Paco Vázquez renunció a la secretaría general del PSOE gallego al no conseguir la capitalidad para A Coruña y ahora Telmo Martín ha puesto en juego su futuro político si Pontevedra pierde peso. ¿Asumirá usted alguna responsabilidad si merma el estatus actual de la ciudad?

R. Telmo Martín no asume nada porque dijo en una reunión que se cambiase el decreto. Esos harakiris políticos no son mi estilo. A partir de ahí, hay elecciones cada cuatro años. Mi obligación es defender la ciudad. Si no lo hiciese, mal alcalde sería.

P. Además de la capitalidad, acaba de abrir otro frente al plantear una nueva ubicación para la Brilat. ¿No peca de populista?

R. Creo que soy coherente. Si la previsión es que necesitan más espacio, que hablen con nosotros. El ayuntamiento tiene 120 kilómetros cuadrados y, si no, en los de al lado, sin problema ninguno. ¿Una llamada de atención? Sí, pero en ningún momento dije: ¡Váyase usted, señor González!

P. Los que se han ido son políticos locales, para asumir mayores responsabilidades. La lista es larga, desde Guillerme Vázquez o Louro o Rajoy. Y Pontevedra sigue con las mismas reivindicaciones sobre la mesa, ¿es que se olvidan de su ciudad?

R. Si se cumplen los compromisos, en los próximos cuatro años calculamos una inversión de casi 1.000 millones. El problema es de Galicia en general y de la función que cumplimos en el Estado. Por eso soy nacionalista, no creo que venga de fuera remedio esperanza, como decía Castelao. La única salida es que los gallegos se organicen y ya no digo en la UE, que nos toca siempre perder.

P. ¿Cómo está el Bloque tras la asamblea general?

R. Mucha gente estaba demandando ese cambio. A nivel coloquial se dice que a la gente se le levantó la paletilla. Estábamos un poco estancados y dimos un paso adelante. Hay un incremento de afiliación desde la asamblea y las últimas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de junio de 2009