22 millones para rehabilitar viviendas

El Consejo de Gobierno aprobó ayer un plan extraordinario en materia de rehabilitación de viviendas y edificios, que permitirá que un número mayor de familias se beneficie de ayudas para tal fin. Con un presupuesto de 22 millones de euros, diez millones más que los doce habilitados hasta ahora, el plan contempla que la renta máxima exigida para poder acceder a dichas subvenciones pase de 21.000 a 35.000 euros anuales, que es el mayor ingreso admitido para poder adquirir un piso de protección oficial.

El nuevo plan equipara las ayudas de rehabilitación aislada (aquéllas que puede pedir un particular para arreglar de forma independiente cualquier espacio interior o exterior de su casa) con las de rehabilitación integrada (las que puede solicitar un particular dentro de un plan general de rehabilitación urbana). Hasta ahora, estas últimas eran más elevadas. Desde ayer, las dos serán iguales, con los límites máximos de subvenciones de 5.500, 5.940 y 2.200 euros, segun los distintos niveles de las obras de reforma (exterior del edificio, accesibilidad y habitabilidad internas y organización, respectivamente).

El plan extraordinario contempla además un incremento de las ayudas a las comunidades de propietarios que acometan obras de rehabilitación aislada en elementos comunes. Pasarán de 2.000 a 3.000 euros. En las actuaciones integradas se mantiene la subvención de 3.000 euros.

Con estos cambios, el nuevo equipo del Departamento de Vivienda, Obras Públicas y Transportes, encabezado por Iñaki Arriola, pone el acento en la diversificación de la política de vivienda, ya que seguirá promoviendo los pisos protegidos, tanto en venta como en alquiler, pero potenciará la vía de la rehabilitación.

El objetivo del departamento es pasar de las 13.000 actuaciones subvencionadas previstas inicialmente para este año a unas 20.000, con lo que se generarían más de 6.000 obras nuevas de rehabilitación de viviendas. El Ejecutivo pretende así reactivar la economía e incentivar el empleo, sobre todo en el ámbito de las pequeñas y medianas empresas y de los autónomos, sectores que están sufriendo de manera especial la crisis económica, según subrayó el lehendakari.

Vivienda tramitará la correspondiente orden en unas tres semanas y quedará plasmada en el Boletín Oficial del País Vasco. No obstante, el plan entró ayer mismo en vigor y estará vigente hasta el próximo 31 de diciembre o hasta agotar los fondos habilitados para su cobertura. Las ayudas se aplicarán de oficio a los expedientes que están actualmente en tramitación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50