Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVG da marcha atrás y emitirá el próximo martes el reportaje de las vacas locas

No hay noticias de que la crisis que vive el sector ganadero vaya a solucionarse a corto plazo y, sin embargo, TVG ha decidido emitir el próximo martes el documental sobre las vacas locas que censuró esta misma semana. Tras dos días enteros de reuniones, la nueva dirección de la cadena autonómica acordó ayer que el tercer capítulo del programa A Caixa Negra se verá por fin el próximo martes. El motivo que adujo la máxima responsable de la televisión pública, Rosa Vilas, para posponer la emisión - las dificultades que sufren en este momento los ganaderos- no ha cambiado, y sin embargo la marcha atrás es evidente.

Se produce después de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, calificase ayer la suspensión del espacio informativo como "razonable" y al mismo tiempo "discutible". Ese segundo matiz introducido por el presidente después de que la oposición, dos sindicatos del campo (Unións Agrarias y el Sindicato Labrego Galego), colegios de periodistas y asociaciones cívicas criticasen la censura de TVG, ha hecho cambiar de opinión a los directivos.

Ayer mismo, el PSdeG, había solicitado la dimisión de quien dio la orden de levantar el reportaje de la parrilla. Este partido ya había reclamado el miércoles la comparecencia en el Parlamento del director general de la Compañía Radio Televisión de Galicia, Alfonso Sánchez Izquierdo. Anoche, en un mitin, el líder del BNG, Guillerme Vázquez, seguía acusando a Feijóo de no encontrar tiempo para gobernar pero sí para "manipular y censurar" la televisión pública.

El Colexio de Xornalistas de Galicia, que representa a más de 1.000 profesionales de la comunidad, calificó de "censura y/o de intromisión de criterios no profesionales en un medio público". En un comunicado, este colectivo lamenta que la directiva de TVG decidiera levantar el programa de la parrilla "sin atender a criterios informativos" como lo prueba el hecho de que los responsables ni siquiera hubieran visto el documental antes de tomar la decisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 2009