Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garaikoetxea: "Se ha hecho un daño mortal"

Los portavoces oficiales de EA guardaron silencio ayer. La Ejecutiva Nacional del partido se reunirá hoy en San Sebastián con carácter extraordinario para analizar la marcha del sector crítico para crear un nuevo partido. El vicepresidente, Koldo Amezketa, tiene previsto comparecer después de la reunión para valorar las consecuencias de la escisión y adelantar cómo se reorganizará la estructura del partido en Guipúzcoa hasta la celebración del congreso los días 20 y 21 de junio en Vitoria.

Las únicas voces que censuraron la salida del sector crítico fueron las de dos históricos dirigentes de la formación: su gran referente, Carlos Garaikoetxea, y Sabin Intxaurraga, ambos presentes en el origen de EA en 1986, tras la traumática salida del PNV. El ex lehendakari, primer presidente del partido, fue muy contundente contra los disidentes liderados por Iñaki Galdos: "Se ha hecho mucho daño, un daño mortal". En declaraciones a la Cadena SER, el ex lehendakari lamentó la pérdida de compañeros "en vísperas de un congreso en el que se puede debatir" sobre el futuro de la organización. Garaikoetxea, que ve con buenos ojos el discurso soberanista que ha adoptado la dirección del partido, aseguró que EA "es fiel a los principios fundacionales" y no se ha producido la deriva que critica el sector guipuzcoano.

Intxaurraga también se expresó en los mismos términos. Insistió en que la formación respeta los planteamientos ideológicos con los que nació: "EA es un partido abertzale, independentista, que aboga por una república vasca en una Europa unida federal y está comprometido con los derechos humanos". Ésta ha sido precisamente una de los reproches de Galdos que más han dolido en la dirección. Intxaurraga, candidato a las elecciones europeas, explicó en una entrevista en Radio Euskadi que su formación está abierta a "colaborar con otros partidos abertzales", aunque matizó que cualquier entendimiento exige "trabajar por vías exclusivamente pacíficas, políticas y democráticas". "No me ha pillado de sorpresa. Es una cosa que se veía venir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de junio de 2009