Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El Real Madrid afronta otro ciclo

Director de la casa

Pardeza destacò en el Zaragoza por su política de cantera

El sábado, a media tarde, se reunió con Jorge Valdano en un hotel de Madrid. Un café, un escueto y furtivo saludo con el presidente, Florentino Pérez; algunos detalles sobre el organigrama del club, el concepto del fútbol a practicar y, una hora más tarde, ya sabía la propuesta. "Queremos que seas el nuevo director deportivo del Madrid", le dijo Valdano, director general. "Dame unas horas para pensármelo", respondió Miguel Pardeza (Huelva; 1965). Lo consultó con su esposa y aceptó. "Todo ha sido rápido y sencillo", explica por teléfono a este diario; "estoy tan ilusionado como abrumado".

Pardeza ya estuvo nueve años en el Madrid. En las categorías inferiores, primero, en las que además de jugar al fútbol sacó las mejores notas escolares de todas las promociones -"sí, era un poco empollón...", reconoce-, y en el Castilla después. Se marchó cedido al Zaragoza (1985-1986) y regresó al Madrid, con La Quinta del Buitre, un año después. Pero no se asentó y Ratoncito -apodado así por su estatura y habilidad para salir de los entuertos con el balón controlado- volvió al Zaragoza otras 10 temporadas. Ganó dos Copas, una Recopa y la presencia en el Mundial de Italia 90.

Con el conjunto aragonés ganó una Copa, pero tamién bajó a Segunda

En 2002, cuando el club aragonés consumó el descenso a Segunda División, le llamó el ex presidente Alfonso Solans para nombrarle nuevo director deportivo. Seis años después, presentó su dimisión irrevocable. Mientras estuvo en el cargo, el Zaragoza logró un ascenso, una Copa y otra final, una clasificación para la Copa de la UEFA y, finalmente, el descenso del curso anterior. Pero destacó por su política de cantera -subió a Cani y Lafita tras muchos años de sequía- y su ojo en los fichajes -Villa, los hermanos Milito, Savio, Sergio García y Ewerthon-. Aunque también falló en algunos, como Gabi, Paredes, Javi Moreno, Luccin y D'Alessandro.

En el Madrid no ha elegido al técnico. "Lo de Pellegrini ya estaba en marcha. Pero no habría hecho falta que me preguntaran. Era una elección acertada y no era necesaria mi opinión", esgrime. Y añade: "De los jugadores futuros no hablamos porque también es un apartado a discutir con el técnico". Pardeza, que ha firmado un contrato de alta dirección -con diversas cláusulas que suelen basarse en objetivos y rescisiones de contrato unilaterales-, tiene claro el objetivo: "El Madrid debe recuperar su sitio en lo más alto. Y no será fácil porque hay un rival en plenitud".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 2009