Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aclaración

Con estupefacción y asombro leí en la contraportada de "nuestro" periódico, la entrevista realizada a Pablo Motos el pasado sábado 23 de mayo. Como lector diario, sé que La merienda con... es simplemente una amena charla "a mayor gloria del personaje y sus proyectos". Sin embargo, y mira por donde, la dedicada a Pablo Motos pinta un retrato tan falso y espeluznante del protagonista, que yo que llevo la friolera de 11 años trabajando a su lado, no reconozco.

Cualquiera que me conozca y no serán pocos, después de 25 años de profesional, en casi todas las cadenas de radio y televisión del ámbito estatal, sabe que el que suscribe, antes que animal gregario y rumiante, es mosca cojonera celosa de su independencia, y desde esa libre condición, digo: que Pablo, como cualquiera, puede tener tantos defectos como pecas, pero en modo alguno es ese nuevo rico vigoréxico, mondador de jamón y bogavantes y hortera de relojería que ahí aparece.

Pablo es un trabajador incansable que lleva toda su vida dejándose la piel persiguiendo un solo sueño: hacer buena televisión.

Y contra todos los pronósticos, lo ha logrado en Cuatro. Pablo Motos es un hombre de gustos sencillos, que vive en el mismo piso desde que le conozco y que en medio de cuatro millones de parados, da trabajo a más de un centenar de familias. Y todo esto, haciendo reír.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de junio de 2009