El mundo visto desde un 'OVNI'

Las estructuras sociales alternativas toman voz en la muestra de vídeo independiente de Barcelona

A los campesinos de Cuzco (Perú) no acaba de gustarles que sus hijos vayan a la escuela. No porque quieran privarlos de conocimientos intelectuales, sino porque no están dispuestos a que el precio sea la pérdida de sus valores tradicionales, como el respeto a su propia cultura, para adoptar modelos hegemónicos impuestos con arrogancia desde los despachos de Lima. En Escocia, una familia ha optado por sincronizar sus días con el ritmo de la naturaleza, al margen de las convenciones sociales. En diversos países europeos, numerosos colectivos tratan de subvertir los mecanismos más lacerantes del capitalismo y buscan sus propias soluciones a la crisis. Las estructuras sociales alternativas y las distintas formas de resistencia frente a la hegemonía globalizadora han centrado la última edición de OVNI, muestra de vídeo independiente que ayer cerró sus puertas en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) tras cuatro días de proyecciones y debates.

La amplitud y diversidad de miradas es la gran riqueza del festival

El festival OVNI es la dimensión más popular del trabajo del Observatorio de Vídeo no Identificado, con sede el CCCB. Desde allí, sus responsables llevan tres lustros confeccionando un archivo de documentales y piezas de videoarte (con más de 2.000 documentos audiovisuales) generados desde la crítica a la cultura contemporánea. Las adquisiciones más recientes que nutren los fondos, de consulta pública, se presentan en sociedad en este encuentro intensivo que nació en 1993 con una perspectiva plural y autorreferencial, para irse acotando temáticamente en las sucesivas ediciones. La resistencia y la marginalidad son algunos de los focos que han articulado anteriores ediciones de la muestra. Año tras año ha ido sumando fidelidades, una nutrida comunidad de adeptos que se reparten entre los sofás y las sillas del vestíbulo, las butacas del auditorio y la quincena de ordenadores de libre acceso desde donde se pueden visionar todos los fondos del observatorio.

La amplitud del programa de proyecciones (más de un centenar de vídeos) y la diversidad de miradas son las grandes riquezas del festival. Resulta todo un privilegio poder transitar, en una misma tarde, de la oscura oposición barcelonesa a la apertura de una mezquita en Santa Coloma a la solidaridad entre los sin techo venezolanos y tener la posibilidad de asomarse a múltiples ventanas desde donde entrar en contacto con realidades poco conocidas, tal vez minoritarias pero sin duda singulares. Entre las inquietudes de sus organizadores ocupa un lugar destacado el conflicto árabe-israelí, con una notable presencia en cada edición. En la recién finalizada, uno de los más sinceros y sentidos aplausos del público fue para Occupation 101, exhaustivo (y subjetivo) recorrido por el drama del pueblo palestino desde los albores del sionismo.

En este foro de exposición y discusión de experiencias, la actual crisis económica y los modelos equitativos de organización comunitaria para hacerle frente han protagonizado este año los cinco debates programados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción