Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:Gran final de la Liga de Campeones

Un partido para los mejores

De entrada, aviso: quiero que gane el Barça. Dicho esto, si la Copa es para el Manchester, celebraré que un equipo en el que he jugado, un club al que guardo un enorme respeto, festeje el triunfo. Muchos amigos lo celebrarán. Pero mi corazón me dice que soy culé. ¿Y la cabeza? Malas vibraciones. Las bajas en la defensa del Barça son demasiado importantes. En ese sentido, suspenso a los árbitros de las dos semifinales. Desastrosos. Sus errores obligan a tres futbolistas [Alves, Abidal y Fletcher] que se merecían estar en la final a verla desde la grada.

Las ausencias de Alves y Abidal me preocupan porque una final es para los mejores y Guardiola se ha quedado sin sus mejores laterales. Podemos pagarlo caro contra un equipo al que me resisto a considerar favorito porque en una final no hay favoritos. El problema es que, mirándolo fríamente, el United es muy poderoso y tiene una estabilidad brutal.

Ferguson fue de los primeros en darse cuenta de que el tema mental importa a veces más que el talento

A diferencia del Barça, ellos no necesitan jugar bien para ganar. El caso es que a ver quién gana al Barça cuando juega bien. Ésa es la gran diferencia. Muchas veces, una final se decide en un golpe de suerte. De eso sabe el Manchester. Pero soy de los que piensan que la suerte hay que buscarla y merecerla. Recuerdo Barcelona en 1999. Era jugador del Manchester y estaba en la grada del Camp Nou sufriendo la final contra el Bayern. Con 0-1 decidí bajar a los vestuarios. En el camino marcamos dos goles. Bajé a consolar a mis compañeros y terminé celebrando el título. Tuvimos suerte o buscamos el gol hasta el final.

Las finales las gana casi siempre el que más en forma está, el que más fe tiene. En ese sentido, los dos equipos saben que uno de sus jugadores puede decidirlo todo. Es el duelo del 10 contra el 7. Si Messi tiene el día, el Barça tiene mucho ganado. A ver quién le para. Lo va a intentar Evra. Buen lateral. Defiende bien, es rápido, tiene mucho recorrido. Si Messi tiene problemas con él, no estaría mal que cambiara de banda y probara por la izquierda. Puede cambiar el partido. No es lo mismo O'Shea que Evra. Y por el centro hay dos bestias a los que no se les puede jugar de espaldas. Contra Vidic y Ferdinand no hay tregua. Y para encararles necesitas espacios y dudo que el United los conceda. Por eso debería Messi probar por la izquierda. No creo que juegue Neville por mucho que represente. Para eso, Ferguson es muy frío. Neville ya era del United un año antes de nacer, pero, si tiene una duda, le dejará fuera.

Esos detalles justifican que la cortina de hombre duro se haga cada vez más espesa, que parezca un tipo de hierro. Nada de cierto. Ferguson es un buen tío, cercano, cariñoso, que cuida a su gente. Detallista. Seguro que después del partido estará pendiente de los jugadores que haya dejado fuera. Se los llevará a jugar a las cartas, les preguntará por sus mujeres y sus hijos... Ferguson es alguien muy cariñoso, que te hace sentir protegido... Pero, si te tiene que cortar, es sumamente profesional. Te vas a la grada te llames como te llames. Dijo Cantona que es un gran gestor del talento de las personas que le rodean. Probablemente tiene razón.

Fue de los primeros en darse cuenta de que el tema mental era sumamente importante, a veces casi más que el talento. Las finales, muchas veces, se ganan por fortaleza mental. Hay equipos en la Premier que se han gastado mucho más dinero que el United los últimos 15 años fichando estrellas; Ferguson las ha creado. Ha buscado buenos jugadores, pero con una fuerte mentalidad, que en el Manchester se han hecho GRANDES. Dicen que tiene suerte fichando, yo creo que es acierto. Además, escucha a sus hombres. No sólo a sus colaboradores. A Cristiano Ronaldo le firmaron los jugadores. Después de un amistoso en Lisboa, Keane le dijo: "Míster, el 7 es un fenómeno. Hay que traérselo". Y le ficharon.

Ferguson controla absolutamente todo, hasta la plaza de aparcamiento que debe ocupar cada jugador; supervisa quién habla para tal periódico y qué periodista puede ver un entrenamiento. Nada en él es casual, nada escapa a su control. Suele decir que los entrenamientos sirven para echar aceite al motor y aparece poco porque está para otras cosas. Pero llega el partido y él decide que Cristiano Ronaldo juegue por el centro para encarar a Touré si cree que ése es el camino para hacer daño al Barça.

No sé quién dijo que le gustaría que Guardiola fuera el Ferguson del Barça. No tiene ni idea. Es imposible por la mentalidad del club. ¡Y conociendo a Pep...!

No veo yo a Guardiola 20 años en un club. Ni a Pep ni a nadie. Y eso que es un entrenador moderno, al que los jugadores le respetan. Pep puede demostrar con la pelota cómo se hacen las cosas y eso para el jugador es muy importante. Además, ha sabido llevar muy cuidados físicamente a los jugadores clave. El equipo irradia frescura incluso al final de la temporada. En cuanto al estilo, ha evolucionado a partir de la presión, lo que en el Barça se lleva haciendo desde hace 25 años, primero con Cruyff, pero también con Van Gaal y con Rijkaard.

Puede que el Barça tuviera suerte en la semifinal con el Chelsea. Pero se lo ha currado y está en Roma. Como yo, dispuesto a vivir un grandísimo partido. Estoy listo para disfrutar una barbaridad. Hay partido y lo ganará el mejor porque es partido para los mejores. Messi o Cristiano Ronaldo, el Barça o el United.

Jordi Cruyff jugó en el Barça (1994-1996) y fue campeón de Europa en 1999 con el Manchester.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 2009