Entrevista:ALMUERZO CON... CARLES MOYÀ

"Viendo Cuba, no entiendes el apoyo que tuvo Castro"

Habla Carles Moyà (Palma de Mallorca, 1976) y de su boca salen nombres como fieros rugidos: Fidel Castro, Nelson Mandela, el apartheid. Es curioso. Antes de ganar Roland Garros, de triunfar en la Copa Davis y de ser el número uno del mundo, Moyà fue un estudiante con inclinación hacia las ciencias y cierta alergia a las letras. Hoy, cuando llega a la cita en un carrito de golf, convaleciente aún de una lesión en el pie, se sienta delante de un plato de jamón y parece recorrer el camino inverso. "No busco inspiración, sino saber", explica. "Siempre he sido muy curioso con la historia, la política, las ideologías, con los porqués de las cosas. Todavía me falta mucho por conocer, pero cuanto más leo más me gusta. Tengo ganas de saber".

El tenista compagina el deporte con la comunicación y, sobre todo, la lectura
Más información
Federer debuta en Roland Garros frente a Beto Martín
Djokovic confía en ganar a Nadal

El viaje literario de Moyà, tenista de altos vuelos, arranca en Cuba, adonde viajó en abril. "Viendo la situación de ahora, quizás no entiendes muy bien cómo [Castro] pudo contar con todo ese apoyo del pueblo", cuenta al comentar el libro-entrevista que ha leído del comandante. "La idea que tiene el revolucionario del principio no es mala, pero con el tiempo se ha demostrado que lo que persigue es un poco una utopía. Lo que él pensaba no ha evolucionado en lo que es ahora Cuba. Son felices, pero habiendo visto todo lo que hay ahí, no es lo ideal. Contó con el apoyo de más del 90% de la gente. Eso significa que las ideas son buenas, sobre todo para la gente del campo: no tienen nada".

Moyà come poco. Tenía jamón del bueno en casa y no se ha podido resistir a un bocata. Eso le deja la boca libre para seguir de libro en libro, viajando con las letras, primero Cuba y luego Suecia, con Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson, para hacer camino. Ahora, tras pedir otro vaso de agua, está en Suráfrica. "Cuanto más leo sobre Mandela, más le admiro", dice tras leer El factor humano, de John Carlin. "Pasó muchos años en la cárcel injustamente, y aún así es capaz de perdonar. Te preguntas qué hubieras hecho tú. Muy poca gente hubiese actuado como él. Es un luchador con capacidad de perdonar, con todo lo que eso conlleva: perdonar y luego, a la que puedes, no intentar hacer daño. Él, según lo que he leído, perdona de verdad. No sé si hay otra versión de sus detractores, pero... ¡30 años en la cárcel por defender unos valores! Por poder comer en los mismos restaurantes que los blancos, por poder ir en sus autobuses. Es fuerte".

Viene y va la camarera, impoluta con su mandil negro. Moyà, que acogió en sus entrenamientos a Rafael Nadal cuando éste era un niño, explica sus proyectos. Ha montado un gimnasio, y compagina el tenis con B1PR, la empresa de comunicación e imagen que tiene con dos amigos. Queda una pregunta. ¿Qué le mantiene en activo? "Hace un año era el número 12 del mundo con casi 32 años. Es para estar orgulloso", contesta. "Ver que soy competitivo es lo que me permite seguir adelante. Eso, jugar ante 15.000 personas, ver que puedo llegar lejos en un torneo masters, no hay nada que me lo pague. Cuando acabe la carrera de Rafa, para él no habrá nada parecido a lo que sintió tras ganar a Novak Djokovic en el tie break del tercer set en Madrid. Está el tener hijos, otras cosas, que ahí la satisfacción es más grande... pero yo tenía los pelos de punta, y no era el que jugaba. ¡Imagínese él! Es lo más. Esa sensación se debería vender. Sería lo más consumido".

Moyà admite que ser competitivo sustenta su carrera.
Moyà admite que ser competitivo sustenta su carrera.RICARDO GUTIÉRREZ

Carpa VIP del Abierto de Madrid

- Ración de jamón.

- Ración de lomo.

- Ración de picos.

- Dos botellas de agua sin gas.

Total: 22 euros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS