Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece a los 97 años la abuela "bloguera" de A Coruña

Falleció la abuela bloguera más anciana del planeta. Dos años y medio después de estrenar, el día que cumplió 95 años, un blog que se convirtió en todo un fenómeno de Internet, con 1,5 millones de entradas y ganador del premio BOBs 2007 al mejor diario cibernético editado en español, María Amelia se fue sin decir palabra. Nacida en Muxía (A Coruña) en 1911 y residente en Sanxenxo, la abuela de la Red llevaba dos meses sin hacer nuevas aportaciones a su página, con la que se comunicaba, para su sorpresa y delicia, con miles de "amigos" de los cinco continentes. Había avisado de que su salud había empeorado.

"No tengo gana ninguna de ir a ningún lado, ni de hablar, ni de peluquería, ni nada. Se me fue el humor", comentó en los cortes de voz que en los últimos tiempos incorporaba a su blog. No obstante, sus últimos comentarios en el ciberespacio, que datan de mediados de marzo, hablaban de "primaveras rosas", de "croquetas" y de la función de los diputados de una bloguera nonagenaria que era una confesa y ferviente "socialista desde los 16 años".

Maria Amelia López Soliño descubrió "el Internet" y todo su mundo de posibilidades y nuevas amistades gracias al regalo "cutre" de su nieto. Desde hacía meses también se apuntó a la red social más famosa, Facebook, donde contaba con 475 amigos con los que también compartía, en red, consejos, recuerdos y relatos biográficos.

Y muchos vídeos. María Amelia era también asidua de YouTube. En sus últimas apariciones audiovisuales, no dudaba en lanzar ante la cámara una encendida defensa de Internet, "el mejor médico", e incomparable antídoto contra los achaques de la vejez, como le gustaba resaltar con frecuencia. "Me gusta saber, no soy de esas que se sientan en el sillón a tomar la pastillita y la cabeza anda de lo más espabilada con esto del Internet. Tengo miles de nietos en todas partes", afirmaba la nonagenaria global.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 2009