Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia rememora el espíritu de cambio de 1909

Dos muestras y el homenaje al himno celebran hoy la Exposición Regional

Una brisa de optimismo y de renovación recorrió Valencia en 1909. Durante 436 días, la ciudad se convirtió en escaparate de las últimas propuestas de la industria, el comercio y la agricultura, y en escenario de las bellas artes, de congresos y debates. Los valencianos vieron por primera vez una carrera ciclista por sus calles, y un avión que despegó en Paterna; asistieron el primer concurso internacional de pirotecnia, viajaron en un funicular sobre el cauce del Turia y experimentaron la novedad del uso masivo de la electricidad. El impulso de cambio partió de los 164.000 metros cuadrados sobre los que se levantó la Exposición Regional Valenciana, cuyo primer centenario se celebra hoy con la inauguración de varias exposiciones y la interpretación del himno regional, estrenado en 1909 para la ocasión.

El recinto ocupó 164.000 metros cuadrados junto a la Alameda

De la exposición quedan sólo tres edificios modernistas

La Exposición Regional nació de la mano de la iniciativa privada, en concreto a propuesta del presidente del Ateneo Mercantil, Tomás Trenor, que movilizó a instituciones privadas y administraciones públicas con la idea de que Valencia mostrara "lo que tiene, produce, labora, vale, puede y quiere", en palabras de los propios organizadores. La cita con la innovación se aprovechó para acometer algunas mejoras urbanas y la ciudad se lanzó a la ocupar la otra ribera del río, donde surgieron los pabellones de la Exposición junto al actual paseo de la Alameda. De aquellas construcciones modernistas solamente se conservan la pasarela de la Exposición, remodelada posteriormente; el Palacio de la Exposición, que fue el pabellón del Ayuntamiento; el entonces Asilo de la Lactancia, y el edificio de la Tabacalera, que fue Palacio de la Industria y sede principal de la gran feria que inauguró el 22 de mayo de 1909 el rey Alfonso XIII.

Comenzó con mal pie -la apertura se retrasó varios días por un temporal de lluvia- y sufrió un bache de público al declararse el estado de guerra tras la Semana Trágica de Barcelona, pero logró atraer finalmente a 1.500 expositores y sus impulsores decidieron prolongarla como Exposición Nacional en 1910. Concebida para funcionar 90 días, al final estuvo abierta 436. Se cerró con déficit, que en parte enjugó el propio Trénor.

En aquellos días, Valencia lanzó al futuro una "mirada de optimismo y de modernización", sostiene el periodista Francisco Pérez Puche, que ha coordinado los actos conmemorativos y es el comisario de la muestra Valencia 1909, que se inaugura hoy en el Palacio de la Exposición. Ese impulso se perdió después, fue efímero como muchos de los edificios de la Exposición, pero a juicio de Pérez Puche se mantiene "el espíritu de querer hacer cosas para gustar, para vender". La Valencia con ánimo de cambio se reproduce en el Palacio de la Exposición a través de una maqueta de la Universidad Politécnica que muestra los edificios del recinto de 1909, con sus pabellones y atracciones. La exposición reúne también más de un centenar de objetos de arte, industriales y artesanos; fotografías, documentos históricos y publicaciones de la época que reflejan las aspiraciones de transformación de la ciudad. Y rinde homenajes especiales a la figura de Trénor y al himno que nació para la Exposición y ahora es el himno regional, con música de José Serrano y letra de Maximiliano Thous.

Los actos centrales del centenario incluyen hoy la apertura de una segunda exposición en el edificio de Tabacalera, que está en obras para convertirse en sede administrativa del Ayuntamiento. Valencia, siglo XXI está dedicada a la innovación en los terrenos de la industria, de la sanidad y de la investigación, y en ella participan varias consejerías y los institutos tecnológicos. El del plástico (Aimplas) promete al visitante que verá una maqueta del GTA Spano, "el superdeportivo más potente construido hasta la fecha en España".

La celebración de hoy, con descubrimiento de placa conmemorativa y discursos del presidente de la Generalitat, Francisco Camps; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y de Tomás Trénor Puig, marqués del Turia, se cerrará con un homenaje al himno regional que protagonizarán 2.009 músicos y coristas dirigidos por el director valenciano Enrique García Asensio.

La interpretación del himno ha estado rodeada de polémica esta semana. Los descendientes de Maximiliano Thous, el autor de la letra, han advertido al Ayuntamiento que no permiten la utilización de la letra en la conmemoración. Los descendientes han hecho público su "profundo malestar" por el hecho de que el Consistorio haya ignorado el valenciano en las invitaciones y el programa. Una "discriminación sistemática" del valenciano que también ha criticado el PSPV. El Consistorio anunció ayer que el himno se cantará en castellano y en valenciano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 2009