Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

'Sherry' Batasuna

Ese gran intelectual y político comprometido que es Juan Manuel Sánchez Gordillo ha inventado el internacionalismo nacionalista. Se puede ser a la vez internacionalista, apoyar la causa palestina (¿habrá lavado ya la pañoleta?) y defender el nacionalismo andaluz y la autodeterminación para Andalucía. Es un líder jornalero que jamás dobló el espinazo, un dirigente del Sindicato de Obreros del Campo pero no recogió aceitunas ni fresas ni remolachas ni nada por el estilo. Es famoso por los dos sueldos que cobró siendo diputado "sin darse cuenta". El tipo es pacifista pero apoya la causa de los violentos. Y no es la primera vez. En más de una ocasión ha apoyado las candidaturas de Batasuna al Parlamento Europeo y ha defendido la causa de la izquierda abertzale. Representa lo que una vez se llamó Sherry Batasuna. El tipo vive como Dios pero defiende la causa de los desheredados. En esta ocasión la lista Iniciativa Internacionalista, que obtuvo el aval de 11 concejales del Colectivo Unitario de Trabajadores, ese engendro que parasita en el interior de Izquierda Unida y que la coalición nunca ha sabido resolver. Sánchez Gordillo dijo que lo hacían sólo para que se pudiera presentar sin explicar el hecho de que apoyen una candidatura de una organización diferente a la que le permite ser diputado y cobrar un importante estipendio por ello, sin hacer en el Parlamento ninguna actividad conocida. Un señorito de la política que se permite el lujo de morder la mano que le da de comer, la de IU, la organización que le ha llevado al Parlamento Andaluz aunque él promueva otras candidaturas que compiten con la suya propia, si es que IU es su organización, asunto muy discutible. Pero la contradicción, con ser grave, sería pequeña si no fuese porque la candidatura que han avalado los concejales de la extravagante organización de Sánchez Gordillo no estuviera vinculada con ETA-Batasuna, como ha dicho el Tribunal Supremo. En un primer momento las ejecutivas federal y regional de IU pidieron a Sánchez Gordillo que retirase los avales so pena de adoptar medidas disciplinarias. Los avales no se retiraron como sí hicieron otros despistados de otros partidos. Se dijo que lo harían en el caso de que el Supremo declarase la ilegalidad de la candidatura encabezada por el dramaturgo Alfonso Sastre. Es decir, que si el Supremo anulaba la candidatura ya no hacía falta retirar ningún aval y si le daba el visto bueno parecía como si Gordillo y los suyos tuvieran razón. Una auténtica locura que sólo cabe en la mente de ese preclaro líder de la pañoleta.

Pues he aquí que el Supremo ha anulado la lista de Iniciativa Internacionalista por sus vínculos con el mundo de los violentos. Como ha dicho Rubalcaba "o se está con los votos o se está con las bombas" y el CUT lo que ha decidido es que cada firmante decida a título individual. El CUT no rectifica en contra de lo que ha declarado esa alma cándida que es Diego Valderas. Se acepta en el interior de Izquierda Unida a los que apoyan la violencia, "los que están con las bombas", como si no pasara nada. Cuánta bondad de la dirección andaluza de IU, que da por bueno lo que hace el estrafalario diputado. Mientras IU gobierna con el PSOE en ayuntamientos y diputaciones cobija en su seno a quienes defienden a los violentos. Ya pasó hace más de 10 años cuando detuvieron en Cádiz a algunos militantes de IU por repartir y cobijar propaganda y militantes del PCE(r). No pasó nada entonces y no pasa nada ahora. En aquella época se dijo que IU integraba en el sistema a los violentos. Ahora no sé qué se dirá pero el falso líder jornalero tiene patente para desprestigiar a toda una organización sin que sus dirigentes digan nada. A punto han estado de quemar viva a Rosa Aguilar por aceptar ser consejera del Gobierno andaluz. Son capaces de machacar a todo disidente pero son indulgentes con estos traviesos concejales que apoyan a Batasuna. Con gente así difícil futuro le espera a esta organización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de mayo de 2009