El Consell tiene paralizado el plan de escuelas públicas infantiles

El convenio con el ministerio se firmó en diciembre y aún no hay proyecto

La Comunidad Valenciana es la única autonomía que aún no ha remitido al Ministerio de Educación el plan para la construcción de escuelas infantiles, a pesar de que el consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, firmó en diciembre del año pasado un convenio con Mercedes Cabrera, anterior ministra de Educación. Por este acuerdo el Gobierno se comprometía a transferir 11,4 millones de euros a la Generalitat para la creación de 3.300 plazas públicas más para escolarizar a niños de 0 a 3 años.

El resto de comunidades autónomas, incluidas las del PP, ya han presentado su plan para la construcción de nuevas escuelas, la adaptación de edificios ya construidos o la ampliación de las ya existentes. Algunas como Galicia, Asturias o Madrid ya han comenzado a ejecutar el plan, según un estudio de la Confederación Estatal de Padres de Alumnos.

Font de Mora quiere incorporar al convenio a entidades privadas

La Comunidad Valenciana padece un déficit crónico de plazas públicas de guarderías. Según el padrón de 2007, hay más de 150.000 niños entre 0 y 3 años que podrían estar escolarizados; sin embargo, sólo hay 20.411, pese a que el convenio firmado el 18 de septiembre de 2008 entre Mercedes Cabrera y Font de Mora reconoce que la prestación de este servicio es clave para "conciliar la vida laboral y familiar".

El consejero ha reconocido la necesidad de "incrementar el esfuerzo" para que el primer tramo de 0 a 1 años llegue al 10% de la cobertura; el de 1 a 2 años, al 23%; y el de 2 a 3 años, al 60% de los niños. Si se cumplieran estos objetivos el número de niños escolarizados se elevaría hasta 47.000 entre centros públicos, subvencionados y privados. Font de Mora, sin embargo, no concertó cómo pensaba alcanzar esas metas y en su departamento se limitan a señalar que "se está trabajando en el borrador de orden con las corporaciones locales".

El retraso en la elaboración del plan de escuelas infantiles no parece casual ni consecuencia de la desidia de la consejería. En la reunión que el consejero mantuvo con el nuevo ministro de Educación, Ángel Gabilondo, Font de Mora pidió una interpretación flexible del convenio para poder "incorporar al convenio entidades privadas sin ánimo de lucro". La voluntad política del consejero parece clara: utilizar fondos públicos estatales para subvencionar la red de centros de infantil privados que cubre la totalidad del territorio valenciano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En la Comunidad Valenciana sólo hay 33 escoletes públicas dependientes de la Consejería de Educación, 97 guarderías municipales y hasta 256 escuelas infantiles privadas con autorización, que ingresan tanto subvenciones municipales (a través del cheque escolar) como autonómicas gracias al bono infantil, que cuesta cerca de 28 millones de euros.

La petición de Font de Mora choca con la letra del convenio suscrito donde se especifica que "el crédito transferido se destinará a la construcción de escuelas de Educación Infantil públicas", para lo cual tendrá que presentar "una adenda al convenio con la relación de escuelas infantiles cuya construcción se financia".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS