Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Gran Premio de España

Otra estupidez de Ferrari

Raikkonen no supera la primera tanda clasificatoria por un fallo estratégico: creyó que el tiempo le valía y se quedó en el 'box'

Se le acaba el crédito a Stefano Domenicali, el jefe supremo de Ferrari en la F-1, que esta temporada sale de una y se mete en otra. En estos momentos, la scuderia es la compañía que más invierte en sus monoplazas, pero el dineral que se inyecta desde Maranello no tiene ningún efecto en los resultados de Kimi Raikkonen y Felipe Massa. Tras igualar el peor inicio de su historia, Ferrari ocupa el último puesto en la clasificación de constructores. En la de pilotos, Raikkonen es el 12º y Massa el 15º.

Dejando a un lado las evidentes carencias mecánicas del F60 respecto a los Brawn, los Toyota y los Red Bull, el Mundial que están llevando a cabo los bólidos de il cavallino rampante se recordará por los garrafales errores estratégicos que ha cometido el equipo de Domenicali tanto en las sesiones de clasificación como durante las carreras.

En la primera cita del año, en Australia, un desliz en la elección de los neumáticos para el coche de Raikkonen acabó con el abandono del finlandés. En la siguiente prueba, en Malaisia, fue Massa el que se vio penalizado en la sesión de ensayos definitiva. En aquella ocasión, el equipo consideró que el tiempo que había conseguido el brasileño le bastaba para superar el primer corte, pero los demás se espabilaron y se quedó fuera. Aunque parezca mentira, este mismo patinazo se repitió ayer en Montmeló con Raikkonen, que hoy arrancará desde la 16º posición.

La toma de decisiones equivocadas ya llevó a Domenicali a adoptar medidas drásticas. El italiano defenestró a Luca Baldiserri, el director deportivo de la marca, y lo mandó de vuelta a Maranello. En su lugar colocó a Chris Dyer, que hasta entonces ejercía de ingeniero de pista de Raikkonen. El problema es que, por lo que se ha visto hasta ahora, no parece que el cambio de fichas vaya a solucionar muchas cosas.

"Hemos cometido un error estratégico estúpido", se lamentó Raikkonen. "No he conseguido un registro demasiado bueno, pero pensábamos que sería suficiente para pasar a la segunda tanda y por eso me he quedado en el box", indicó el campeón de 2007, que delante de las cámaras de televisión insinuó que la decisión había sido suya y que después, en la conferencia de prensa que dio, jugó al despiste. "Es inútil decir si la culpa es mía o del equipo porque ya no podemos hacer nada al respecto. Yo no tenía claro hacer otra tentativa porque quería tener un juego nuevo de neumáticos blandos para la Q3, pero en ese aspecto el equipo sí estudiaba la posibilidad de hacerla", reconoció el nórdico.

Un poco más satisfecho se mostró Massa, que saldrá desde la segunda fila. "Se ha demostrado que el coche es mucho más competitivo", se congratuló el brasileño, que espera poder sacar partido del KERS que incorpora el Ferrari en el momento de la salida.

A pesar de estar "encantado por volver a estar entre los más rápidos", Massa se quiso acordar de Raikkonen: "¿Qué puedo decir yo? Pues que estas cosas no tienen que repetirse". A pesar de los ruegos de sus pilotos y si se atiende a cómo están las cosas en Ferrari, nadie pondría la mano en el fuego por ello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 2009