Toni Catany vincula la fotografía a la tradición pictórica

El artista participa en Sevilla en las Jornadas de Arte Contemporáneo

El fotógrafo Toni Catany lleva desde principios de los setenta sugiriendo emociones y, a juzgar por los resultados, lo ha conseguido. Catany (Lluchmayor, Palma de Mallorca, 1942) ha realizado más de un centenar de exposiciones individuales, ha publicado 15 libros y, entre otros reconocimientos, recibió el Premio Nacional de Fotografía en 2001.

El artista compartió ayer su visión del género con los estudiantes y profesionales que, desde el lunes, asisten a las 16ª Jornadas de Arte Contemporáneo que organiza la Universidad de Sevilla. Las jornadas, dirigidas por el profesor de Historia del Arte Fernando Martín, se celebrarán hasta el sábado en la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla y están abiertas al público.

"La fotografía, como otras artes plásticas, empezó con las pinturas rupestres. Con la aparición de las máquinas surge la fotografía como un proceso mecánico de obtención de imágenes pero, en realidad, la esencia sigue siendo la misma: la necesidad de contar historias", explicó Catany ayer en Sevilla. "El único referente que tenemos los fotógrafos es la pintura, sobre todo en el color; pero también en la composición, en el equilibrio de la imagen", añade el artista, quien hace cinco años se pasó a la cámara digital que le da "una gama de color mucho más pura". El dibujante de cómic Abel Ippólito, el pintor Miguel Condé, el escritor Juan Manuel de Prada y la directora de escena Helena Pimienta participan también en este intento de normalizar el arte contemporáneo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de mayo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50