Los promotores exigen cambiar las normas de urbanismo

Con sideran que se legisló pensando "sólo" en tiempos de bonanza económica

El sector inmobiliario redobló ayer la presión sobre el nuevo Gobierno del PP. De un plumazo, los promotores quieren que la Xunta de Alberto Núñez Feijóo desmonte la legislación urbanística del bipartito: la Ley de Vivienda, la de Medidas Urgentes en materia de vivienda y suelo, la regulación de las licencias de primera ocupación de edificios y la participación en la Ley del Litoral y en las Directrices de Ordenación del Territorio.

"Las Normas do Habitat tienen cosas extrañísimas". El gerente de los promotores de Pontevedra (Aproin), Miguel Font, comenzó con esa frase la exposición de los motivos que llevan a su asociación a pedir la derogación de uno de los documentos estrella en la legislatura pasada. Puso muchos ejemplos: "La recogida de aguas grises [usadas no fecales] para su posterior reutilización puede estar bien en el Sahara, pero en Galicia no tiene sentido". Siguió atacando la obligatoriedad de construir patios interiores más grandes a medida que va aumentando la altura de la vivienda, o puertas con diez centímetros más: "Eso hace que todo el proceso constructivo sea mucho más caro". Lo mismo dijo de la exigencia de que sólo una habitación de la vivienda pueda dar a un patio interior. "Se ha regulado a toda prisa. Es bueno legislar un incremento de la calidad, pero lo que se ha hecho es confeccionar la normativa con arreglo a planteamientos ajenos a la crisis económica".

"En Galicia no tenemos un gran 'stock' de viviendas sin vender"

Los promotores argumentan que la derogación de las normas aprobadas por el bipartito es "absolutamente necesara para sentar las bases de una recuperación efectiva de la edificación", pero quieren "mejoras". "En Galicia no tenemos un gran stock de viviendas sin vender", reconoció el presidente de los promotores, Javier Garrido, para acto seguido reclamar "ayudas directas a los compradores", que estimulen el mercado. Insistió en que el registro de demandantes de vivienda de protección oficial (VPO) "no está bien organizado", y recordó que el sorteo de pisos es una medida "antisocial", porque "no prima ni la excelencia ni la calidad". Al nuevo Gobierno le piden que, tras la ampliación de la moratoria para construir en la costa, "redacte la Lei do Litoral en el plazo de seis meses [como prometió Feijóo] con sentido común, porque habrá lugares donde se deba poner un límite más amplio y otros donde no". Siempre con "criterios de sostenibilidad".

Aproin pide soluciones urgentes, como que la Administración "sea adjudicataria de las viviendas impagadas", y reclama que se "termine de una vez" con la imagen que vincula a los promotores a prácticas especulativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 28 de abril de 2009.