Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caras conocidas entre los representantes de los clientes

En Caixa Galicia los consejeros que representan a los impositores, que son elegidos por sorteo, tienen que cumplir dos requisitos: contar con dos años de antigüedad como clientes y un saldo mínimo en sus cuentas establecido reglamentariamente. Casi todos son rostros conocidos. Es el caso de Gonzalo Ortiz Amor, director general y secretario de la Cámara de Comercio de A Coruña. También lo es el de Edelmiro Añón Rey, empresario que posee un 5% del capital de la Corporación Financiera de Caixa Galicia después de haber vendido Siderúrgica Añón, o Alfonso Paz Andrade, consejero delegado de Pescanova, que ocupa en la caja la vicepresidencia segunda. De un total de 22 consejeros, contando con el director general, José Luis Méndez, ocho de los miembros del máximo órgano de administración de la caja representan a los impositores, es decir, a los clientes.

Del lado político, ayuntamientos como Cabana, Curtis o Lugo tienen vocales en el consejo de Caixa Galicia, mientras que una de las últimas incorporaciones fue la de Salvador Fernández Moreda, presidente de la Diputación de A Coruña, que ocupa a su vez la vicepresidencia primera de la caja. Moreda representa al ayuntamiento de la ciudad herculina.

Políticos y empresarios

Mar Barcón, la hasta ahora número dos de los socialistas gallegos, se sienta en el consejo de Caixa Galicia en nombre de la Coral de Betanzos. Y Mauro Varela, el presidente de la primera caja gallega, figura por el Círculo de las Artes de Lugo. Instituciones como Aspronaga o la Sociedad Filarmónica Orensana también tienen representantes en Caixa Galicia.

En el consejo de Caixanova no se sienta ningún político en activo, tampoco en la asamblea. Los impositores tienen cuatro puestos en un consejo formado por 19 personas. Por delegación de Cámaras de Comercio, ayuntamientos y diputaciones se sientan empresarios, como el presidente de la institución cameral de Vigo y vicepresidente del astillero Hijos de J. Barreras, José García Costas; el conservero Guillermo Alonso Jáudenes o el representante de los armadores, Ramiro Gordejuela. El resto de vocales es menos conocido y ya no figuran, como en el pasado, alcaldes -el ex regidor popular de O Porriño, José Manuel Barros, llegó a ser vicepresidente de la caja tras la fusión-.

En cuanto a una eventual fusión de las cajas, el programa económico del Partido Popular indica que "debe estar condicionada, ante todo, por criterios técnicos y profesionales, decididos por órganos de gobierno independientes y atendiendo a su eficacia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de abril de 2009