Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patronal y sindicatos piden al Gobierno ampliar el PER

La llegada de nuevos peones complica el subsidio agrario

La llegada de nuevos trabajadores a las labores del campo, empujados por el hundimiento de la construcción y los servicios, ha tenido una consecuencia que complica todavía más la situación del ámbito rural. Al haber más braceros disponibles para realizar el mismo volumen de faenas que en las últimas campañas, el reparto de las peonadas ha disminuido en cantidad.

Eso significa que hay obreros rurales que no van a sellar los 35 jornales mínimos necesarios para poder cobrar el subsidio agrario una vez termine la temporada agrícola. En opinión de sindicatos y patronal, la situación puede ser dramática, por ello, han pedido al Ministerio de Trabajo que apruebe una ampliación -sin especificar su cantidad- del Programa de Fomento del Empleo Agrario, lo que antes era el Plan de Empleo Rural (PER), que este año está fijado en más de 137,2 millones para Andalucía. A estos fondos se añaden los créditos adicionales de la Junta, recogidos en el Acuerdo para el Empleo y la Protección Social Agraria (AEPSA), que superan los 4,7 millones.

"No es el primer PER extraordinario pedido, pero éste es único por la crisis"

Entre los criterios que se han tomado para su reparto está, especialmente, la atención al incremento del paro agrario en cada una de las provincias en relación con el empleo en el campo.

Los fondos PER tienen como fin la realización de obras de interés general por parte de los trabajadores del campo en los meses que no hay campaña, normalmente de verano, garantizándoles un complemento en renta. Con estos fondos se pretende, además, la inserción laboral de los trabajadores desempleados en actividades emergentes del sector agrario, tales como actuaciones agroforestales y actuaciones sobre el medio ambiente.

En este sentido, las organizaciones agrarias como Coag o Asaja tienen claro que el objetivo del dinero extra del PER, de ser aprobado por el Gobierno, ha de centrarse en la realización de obras que potencien la infraestructura agrícola. "Creemos que los fondos ya han cumplido su papel en el adecentamiento urbano de los pueblos. Ahora es momento de apoyar aquellas obras que redunden directamente en un beneficio para el propio sector", defiende Felipe Galloso, representante de Asaja.

"Es fundamental que se invierta en la mejora de los caminos rurales, las redes de riego y el desarrollo de la industria agroalimentaria". A ello, Pedro Marcos, de UGT, añade los planes que fomenten un desarrollo sostenible y acorde con el medio ambiente, "que deje un valor añadido en los municipios".

La solicitud de ampliación de la cantidad destinada al PER se realizó en la última reunión de la Comisión Regional de Seguimiento del programa, celebrada el 27 de marzo, y que agrupó a representantes patronales y sindicales del campo andaluz, diputaciones, Junta y Delegación del Gobierno en Andalucía. La propuesta partió de Asaja y a ella se adhirió la otra organización, Coag, y los sindicatos CC OO y UGT. "No es el primer PER extraordinario que se pide, pero éste es único, por el contexto económico de crisis en el que nos encontramos y por las características propias del sector, con la llegada masiva y repentina de nuevos trabajadores. Por eso nos hemos unido todos", afirma Ignacio Barrero, coordinador de Servicios Técnicos de Coag. Por su parte, fuentes de la Junta consideran que primero hay que desarrollar los fondos ya destinados. Y en el caso de que fuesen necesarios más, sí se puede contemplar un PER extraordinario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de abril de 2009